Voyeurizando ondas de radio

Estoy más contento que unas pascuas: a día de ayer, mi estimadísimo Cornelius me obsequió un artefacto maravilloso que sirve para escuchar las frecuencias de radio, lo cual me permitirá voyeurizar a placer y desde la secretitud de mi laboratorio, varias cosas de interés humano. Por lo pronto, he estado mucho rato escuchando las maniobras que son menester para aparcar un ferrocarril: son complicadísimas. Sigo investigando con gran delectación y entusiasmo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s