De lacrimae cosmogonicae

(Pañolín que suelo portar en la bocamanga, con mi escudo heráldico bordado en oro y grana, apto para colectar sofisticadamente, las lágrimas de tipo inglés)

Las lágrimas de un cosmógono, por lo escasas, llegan a adquirir un valor exorbitante en el mercado: de hecho, son más caras que el Plutonio. Hablando en general, pueden clasificarse en tres grandes grupos, a saber: a/ Lágrimas espirituales, que advienen como una suerte de capricho suprabiológico en presencia de la Belleza suprema. Gracias al Arte de Alquimia, conozco la manera de solidificar estas lágrimas en un cristal de joyería que hace palidecer al diamante más puro. b/ Lágrimas meteoríticomórficas o tectíticas, de color azabache, que resultan de una efusión emocional que subsigue a alguna rara conjunción astral. Están mal estudiadas. c/ Lágrimas inglesas, de naturaleza sublunar, con las que se puede hacer una medicina espagírica extraordinaria, cuyo arcano no explicaré ahora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s