Nicolás de Cusa. Verbum Caro Factum Est.

Aquí va este sermón de Navidad de Nicolás de Cusa. Atentos a los signos de los tiempos, es inevitable advertir que hay más teología, esencia del cristianismo y religio perennis en este sermón del s. XV que en la mayor parte de los documentos de hogaño. Desde luego, más que en toda la asignatura que cursé de Teología Fundamental. Partiendo de lo inefable de la esencia, del Misterio en sí, el Cusano procede a examinar la Trinidad y sus relaciones. Sutilmente, aplica también este esquema a nuestra relación interna con la divinidad y del Yo de las criaturas en Dios, que es el verdadero y perfecto. A modo de curiosidad, recomiendo el experimento mental de imaginarse -si es posible- hoy en día a un cura predicar este sermón y a los asistentes escucharlo. A continuación, extráiganse las consecuencias relativas a la Edad de Plomo, Kali-yuga, etc.

Ojalá estas palabras de sabiduría de uno de los cardenales más eminentes que ha dado la Iglesia revelen el sentido oculto e inefable de estas fiestas. Les deseo a todos nuestros lectores unas felices Navidades.

Nicolas de Cusa. Sermón XIX. Verbum Caro Factus Est

Deberes

1. Recuperar la sección de deberes: Cumplido. 2. Acabar los trabajos académicos sobre Marsilio Ficino. 3. Avanzar en los cuatro pasos del Alchemist’s Quest. 4. Intentar desentrañar y comentar La Mónada Jeroglífica. 6. Proveerme de lo necesario para constuir una escala musical olfativa, de acuerdo con Eckartshausen. 7. Escribir una carta. 8. Asistir al coloquio sobre hermetismo previsto para el viernes.

Orientalia (II): Teatro Noh

Aquí va el documental sobre el teatro noh,  mucho más complejo simbólicamente que el kabuki, ya que surge con propósito religioso. Me deleita singularmente, pero comprendo que este tipo de teatro divida en dos a los espectadores: Unos que consideren que la lentitud y reposo de los movimientos deshilvana quedamente el tejido de la realidad, y otros que consideren la función como un martillazo en la cabeza, bueno sólo para combatir el insomnio. Elijan bando.

Porfirio. Carta a Anebo.

El gran Porfirio expone sus dudas teológicas en esta carta. De aquí deducimos, no sólo que los paganos ya tenían desarrollado un amplio corpus theologicum, sino que además comprendía muchas más cosas que el concepto actual de teología, castrada por su sometimiento ante la Ilustración y otras Quimeras. En cualquier caso, era mucho más numinoso indagar el propósito teológico de la adivinación y la teurgia, que el propósito musical -no digamos ya litúrgico- de “Alabaré, alabaré“.

Las dudas de Porfirio motivaron una respuesta de Jámblico, mucho más conocida, Sobre los misterios egipcios, prodigio teológico y hermético que llegado el momento tendrá cabida en esa gacetilla. Recomiendo, para el lector erudito y ocioso, analizar el método teológico de la carta de Porfirio y las temáticas sobre las que indaga, y después comprobar cómo el esquema resulta aplicable a cualquier ritual, de cualquier culto, de cualquier religión.

Carta a Anebo

Orientalia: Teatro Kabuki

No soy particularmente niponófilo -de hecho, soy más bien sinófilo- pero debo confesar que he disfrutado sobremanera de este vídeo sobre el kabuki, el teatro tradicional más popular de Cipango. Por otra parte, no dejo de comprobar que los documentales de antes eran mucho mejores que los de ahora.

Centena de aforismos que contienen la obra completa de la magia

Este texto anónimo -que hasta dónde se me alcanza, he traducido por primera vez al español- trata sobre alquimia, como evidencia en una simple lectura. Además, pletórico de enseñanzas, establece los fundamentos de la magia pneumática que, como es bien sabido, es la propia (pero no exclusiva) de los filósofos del Renacimiento. Si yo fuera un nuevo Ficino, lo editaría sin duda entre las obras de mi curso de hermetismo. Filosofía hermética en general y su aplicación alquímico-mágica en particular. De nada.

Centena de aforismos que contienen la obra completa de la magia