El experimento de Eckartshausen

Eckartshausen es uno de los escasos personajes que logran mantener la vista clara en medio de las tinieblas del siglo de las luces. Por eso, quizá, se han traducido muy pocas obras suyas. En “Los principios del conocimiento superior” expone un experimento muy interesante:

El resultado de mi experimento fue el siguiente: Si un cuerpo humano yace ligeramente vestido en posición horizontal sobre una cama con almohadas flexibles que a su vez descansa sobre muelles elásticos, y si esta cama está en un constante y suave movimiento, se produce una sensación muy agradable. Esta sensación pueda aumentarse mediante un olor agradable, una bebida agradable y con el reflejo de un color hermoso. Esto fortalece los nervios de modo extraordinario.

Me he propuesto, en aras de la ciencia, reproducir el experimento empleando mi persona como sujeto. No, por favor, no intenten disuadirme. Uno debe tener disciplina suficiente como para sacrificarse por el conocimiento.

Anuncios

Protoplasma alquímico: el Neobyos

(Neobyos en bruto)

Llamo Neobyos a una producción del Arte Médico-Químico, consistente en un protoplasma líquido al que he disminuido su tensoactividad natural en más de un 40% y ello sin adición de sustancia ajena, de forma que el spiritus mundi pueda más fácilmente incorporarse. Por ende, el procedimiento da razón a mi teoría del color, por la cual y en rectitud, el color rojo está ocluso en el color verde. El Neobyos tiene inteligencia biológica, pero de esto y de su aplicación medical no hablaré ahora.

Croissance des métaux

Uno de mis muchos entretenimientos consiste en hacer crecer metales de acuerdo a un procedimiento que me consta y que no voy a explicar aquí porque sería de mal gusto. Es como una jardinería químico-mineral muy adecuada a mi edad. Los que lo han visto, primero no se lo creen, luego se lo creen y por último acaban diciendo: “¿Y esto también sucedería con el oro?“.

 

Caput corvum

(Esto, a los 40 días, o ya no empezamos bien)

Pues buscando otras cosas, he encontrado unos álbumes pictográficos antiguos, de cuando estaba empeñado en pictografiar mis trabajos laboratoriales, no sé muy bien por qué. He escogido esta secuencia, relativa a la Primera Obra, donde se evidencia el crecimiento de los cuervos -que es el inicio de la nigredo-. La cosa queda toda negra y pestilencial. Luego se había de cortar la cabeza a estos cuervos y se iniciaba la Segunda Obra, pero esta secuencia ya no la pondré aquí porque sería contrario a la debida discreción.

Teoría del Caos (I)

“Axioma 1 de Dinamoética aplicada a la Teoría del Caos: …Toda fuerza x que se expande en un espacio indeterminado de forma caótica, deja de ser caótica cuando se expande en un espacio determinado por un elemento provisto de significado. En este caso, el punto es respetado…” (fragmento).

El Kemit y el Nilo alquímicos

El término Alquimia proviene del antiguo término egipcio Khmt, que significa “tierra negra“. Pues bien, esa es la materia primera que utiliza un servidor para hacer Alquimia:

(Kemit, el cuerpo de Osiris)

No todo el Kemit es adecuado: yo estuve rondando un mes entero por Egipto, buscando, hasta encontrar un pequeño yacimiento de este mineral. Me dejé guiar por las indicaciones de Zósimo, eso sí. Cuando eso ya se tiene, hay que recoger lo que es líquido: eso ya es más fácil, porque el río Nilo baja lleno.

(El Nilo, claro está)

Cuando se tienen estas dos cosas, ya se puede hacer Alquimia, siguiendo las indicaciones laboratoriales que constan en el Manuscrito de san Marcos y en el famoso libro de Plutarco. Es así de sencillo. De nada.

Anunciación de la Gran Obra

A día de hoy, 25 de Marzo, siendo la festividad de la Anunciación a la Virgen María, inicia un servidor el Nuevo Año Químico y ha puesto manos a la Obra in nomine Patriset Filiiet Spiritus Sancti, Amen. Ahora ando un poco atareado con estas labores pero luego, más tarde y si tengo un rato, expondré la secuencia canónica de estos trabajos que -es menester completo- se han de comenzar en tan magno día.  Lo estoy documentando todo para utilidad de cuantos se complacen en la Filosofía Natural.