La obertura 1712

Confieso que me reído como un demente escuchando esta obertura 1712, evidente parodia de la celebérrima obertura 1812 de Chaikovsky. El compositor es P.D.Q. Bach, -nombre también paródico de los hijos de Bach-, pseudónimo de Peter Schickele. A este señor lo conocía por su suite “A Year in the Catskills”, muy agradable de escuchar. Genial cuando al final pinchan los globos para imitar los extemporáneos cañonazos con que a veces se adorna la 1812.

Thema Mundi. El horóscopo del mundo. Fírmico Materno.

 

Thema Mundi

Tras un tiempo de inactividad por causas ajenas a la buena voluntad de este su editor, retomamos las buenas costumbres con este curiosísimo y complejo fragmento de Fírmico Materno. Se trata del natalicio del mundo, extraído de los Matheseos Libri VIII, uno de los tratados de astrología más importantes de la Antigüedad. Este hombre escribía de una manera particularmente abigarrada, lo que dificulta la comprensión. A pesar de que, -como dice Alberto Magno (que fue un astrólogo eminente)-, la astrología es un arte puramente conjetural, sin embargo el pasaje tiene una simbología muy interesante referida al agua y al fuego, a la expirosis y el diluvio.

Thema Mundi

Nicolás de Cusa. Verbum Caro Factum Est.

Aquí va este sermón de Navidad de Nicolás de Cusa. Atentos a los signos de los tiempos, es inevitable advertir que hay más teología, esencia del cristianismo y religio perennis en este sermón del s. XV que en la mayor parte de los documentos de hogaño. Desde luego, más que en toda la asignatura que cursé de Teología Fundamental. Partiendo de lo inefable de la esencia, del Misterio en sí, el Cusano procede a examinar la Trinidad y sus relaciones. Sutilmente, aplica también este esquema a nuestra relación interna con la divinidad y del Yo de las criaturas en Dios, que es el verdadero y perfecto. A modo de curiosidad, recomiendo el experimento mental de imaginarse -si es posible- hoy en día a un cura predicar este sermón y a los asistentes escucharlo. A continuación, extráiganse las consecuencias relativas a la Edad de Plomo, Kali-yuga, etc.

Ojalá estas palabras de sabiduría de uno de los cardenales más eminentes que ha dado la Iglesia revelen el sentido oculto e inefable de estas fiestas. Les deseo a todos nuestros lectores unas felices Navidades.

Nicolas de Cusa. Sermón XIX. Verbum Caro Factus Est

Deberes

1. Recuperar la sección de deberes: Cumplido. 2. Acabar los trabajos académicos sobre Marsilio Ficino. 3. Avanzar en los cuatro pasos del Alchemist’s Quest. 4. Intentar desentrañar y comentar La Mónada Jeroglífica. 6. Proveerme de lo necesario para constuir una escala musical olfativa, de acuerdo con Eckartshausen. 7. Escribir una carta. 8. Asistir al coloquio sobre hermetismo previsto para el viernes.

Orientalia (II): Teatro Noh

Aquí va el documental sobre el teatro noh,  mucho más complejo simbólicamente que el kabuki, ya que surge con propósito religioso. Me deleita singularmente, pero comprendo que este tipo de teatro divida en dos a los espectadores: Unos que consideren que la lentitud y reposo de los movimientos deshilvana quedamente el tejido de la realidad, y otros que consideren la función como un martillazo en la cabeza, bueno sólo para combatir el insomnio. Elijan bando.

Porfirio. Carta a Anebo.

El gran Porfirio expone sus dudas teológicas en esta carta. De aquí deducimos, no sólo que los paganos ya tenían desarrollado un amplio corpus theologicum, sino que además comprendía muchas más cosas que el concepto actual de teología, castrada por su sometimiento ante la Ilustración y otras Quimeras. En cualquier caso, era mucho más numinoso indagar el propósito teológico de la adivinación y la teurgia, que el propósito musical -no digamos ya litúrgico- de “Alabaré, alabaré“.

Las dudas de Porfirio motivaron una respuesta de Jámblico, mucho más conocida, Sobre los misterios egipcios, prodigio teológico y hermético que llegado el momento tendrá cabida en esa gacetilla. Recomiendo, para el lector erudito y ocioso, analizar el método teológico de la carta de Porfirio y las temáticas sobre las que indaga, y después comprobar cómo el esquema resulta aplicable a cualquier ritual, de cualquier culto, de cualquier religión.

Carta a Anebo