San Vicente de Lerins: Reglas para mantener la fe

Traduzco un par de avisos del Commonitorio de San Vicente de Lerins, útiles para mantenerse a flote en la procelosa agitación de los tiempos presentes. Como harán falta en algún momento, aquí están a la vista.

Una regla general para distinguir la verdad de la fe católica de la falsedad de la depravación herética.

Frecuentemente pregunté con sinceridad y atención a muchos varones eminentes por su santidad y erudición, cómo y con qué regla universal, por así decirlo, puedo distinguir la verdad de la fe católica de la falsedad de la depravación herética; y siempre, en todo caso, he recibido la misma respuesta: que si yo o cualquier otro desease detectar el fraude y evitar las trampas de las herejías cuando surgen y permanecer completamente seguros en la fe católica, debemos, con la ayuda del Señor, fortificar nuestra propia creencia de dos modos; primero por la autoridad de la Ley Divina, y después, por la Tradición de la Iglesia Católica.

Pero aquí alguno quizá pregunte, dado que el canon de la Escritura está completo y es suficiente por sí mismo para todo y aún más que suficiente, ¿Qué necesidad hay de añadirle la autoridad de la interpretación de la Iglesia? Y es por este motivo, porque debido a la profundidad de las Sagradas Escrituras, no todos las aceptan en el mismo sentido, sino que unos entienden sus palabras de un modo y otros de modo distinto, y así parece que tiene tantas interpretaciones como intérpretes. Novaciano la expone de una manera, Sabelio de otra, Donato de otra; Arrio, Eunomio y Macedonio de otra distinta; Focio, Apolinar y Prisciliano de otra; Joviniano, Pelagio y Celestio de otra; finalmente, Nestorio, de otra. Por eso, es muy necesario, dado lo intrincado de tan varios errores, que la regla de la recta comprensión de los profetas y apóstoles se establezca de acuerdo con la interpretación habitual eclesiástica y católica.

Además, en la Iglesia Católica misma, debe tomarse toda precaución para que mantengamos la fe que se ha creído en todas partes, siempre, por todos. Ya que católico, en su sentido más cierto y estricto, como dice el nombre mismo y su razón, lo comprehende todo universalmente. Así que observaremos esta regla si seguimos la universalidad, la antigüedad y el consenso. Seguimos la universalidad si confesamos que hay una fe verdadera que confiesa toda la Iglesia en todo el mundo; la antigüedad si no nos apartamos de las interpretaciones que manifiestamente sostuvieron nuestros santos padres y ancestros; el consenso, de modo similar, si en la antigüedad nos adherimos a las definiciones consensuadas y determinadas por todos, o al menos de casi todos los sacerdotes y doctores.

Qué debe hacerse si uno o más disienten del resto.

Entonces, ¿Qué hará un católico si una pequeña porción de la Iglesia se separa de la comunión con la fe universal? ¿Qué, sino preferir la seguridad de todo el cuerpo a la inseguridad de un miembro corrupto y pestilente? ¿Y qué hará si por algún contagio novedoso parece infectar no sólo una porción insignificante de la Iglesia, sino la totalidad de la misma? Entonces estará a salvo adhiriéndose a lo antiguo, que en nuestros días no puede ser seducido por ningún fraude novedoso.

¿Pero qué hará si en la antigüedad misma se hallase error por parte de dos o tres hombres, o en una ciudad o incluso en una provincia? Entonces se cuidará por todos los medios de preferir los decretos, si los hubiera, de un Concilio General anterior a la aspereza e ignorancia de unos pocos. Pero, ¿Y si surgiera un error sobre el que no hubiera decreto? Entonces debe recopilar, consultar e interrogar la opinión de los antiguos, de aquellos que aún viviendo en diferentes épocas y lugares, pero continuando en la comunión de la fe de la única Iglesia Católica, fueran autoridades reconocidas y aprobadas. Particularmente, buscará lo que ha sido sostenido, escrito y enseñado, no solamente por uno o dos, sino por todos igualmente, con un solo consenso, abierta, frecuente y persistentemente, hasta que él mismo lo crea también sin ningún género de dudas.

Anuncios

2 comentarios el “San Vicente de Lerins: Reglas para mantener la fe

  1. Carme Catala dice:

    Totalitarismo en estado puro. Procesos mentales, que se autoprocesan.De los que no viven y menos aun, dejan vivir.Síndrome paranóico.Huevo de la serpiente

  2. Ludovico el Rojo dice:

    Estimada Carme, dado que su comentario carece de sujeto gramatical, no queda claro si se refiere a las reglas, a Vicente de Lerins, al blog, al estado moderno, a la vida del hombre, al mundo y sus habitantes o si recita un himno órfico de composición propia, al estilo del siguiente a las furias:

    “Nocturnas, clandestinas, que tenéis vuestra residencia en las profundidades, en una cueva sombría, junto a la sagrada agua de la Estigia, y os encolerizáis contra los impíos proyectos de los mortales; rabiosas, arrogantes, que lan­záis alegres gritos impulsadas por la Necesidad, vistiendo salvajes peplos. Vengadoras, robustas, víctimas de un profundo dolor, que moráis en la región subterránea de Hades, temibles doncellas, de variadas formas, aéreas, invisibles, veloces como el pensamiento, porque ni las raudas llamas del sol o de la luna, ni el esplendor de la sabiduría, de la virtud, ni de una arriesgada empresa, hecha con agrado, ni tampoco el de una vida en su pleno vigor, esto es, de una hermosísima juventud, suscita los goces de la vida sin vuestra ayuda. Pero sobre las infinitas tribus de todos los mortales siempre la mirada de Dice su acción ejerce, porque jueces constantes sois. Mas, ea, diosas del destino, que tenéis serpientes por cabellos, polimorfas, cambiad mi modo de pensar de vida por uno moderado y suave.”

    Quedo suyo atto. y s.s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s