Sobre el modo de leer a Platón

Platón escribió la carta VII cuando rondaba los 75 años. En ella, narra los avatares y peripecias que él y su amigo Dión de Prusa padecieron con Dionisio, tirano de Siracusa. Haciendo una breve digresión, explica su método para filosofar, y de pasada, declara la intención que le mueve cuando escribe su obra. Este brevísimo fragmento, de importancia capital, es precisamente el que copio a continuación. Usenlo para leer a Platón con recto entendimiento. Además, adviértase la diferencia entre la interpretación que Platón daba a su propia obra y las interpretaciones erráticas que hoy se enseñan en las escuelas, sobre todo de la República.

En todo caso, al menos puedo decir lo siguiente a propósito de todos los que han escrito y escribirán y pretenden ser competentes en las materias por las que yo me intereso o porque recibieron mis enseñanzas de otros o porque lo descubrieron personalmente: en mi opinión, es imposible que hayan comprendido nada de la materia. Desde luego, no hay ni habrá nunca una obra mia que trate de estos temas; no se pueden, en efecto, precisar como se hace con otras ciencias, sino que depués de una larga convivencia con el problema y después de haber intimado con él, de repente, como la luz que salta de la chispa, surge la verdad en el alma y crece ya espontáneamente. Sin duda tengo la seguridad de que tanto por escrito como de viva voz, nadie podría exponer estas materias mejor que yo; pero sé también que, si estuviera mal expuesto, nadie se disgustaría tanto como yo. Si yo hubiera creído que podrían expresarse satisfactoriamente con destino al vulgo por escrito u oralmente, ¿qué otra tarea más hermosa habría podido llevar a cabo en mi vida que manifestar por escrito lo que es un supremo servicio a la humanidad y sacar a la luz en beneficio de todos la naturaleza de las cosas? Ahora bien, yo no creo que la discusión filosófica sobre estos temas sea, como se dice un bien para los hombres, salvo para unos pocos que están capacitados para descubrir la verdad por sí mismos con unas pequeñas indicaciones. En cuanto a los demás, a unos les cubriría de un injusto desprecio, lo que es totalmente inadecuado, y a otros de una vana y necia suficiencia, convencidos de la sublimidad de las enseñanzas recibidas.

Platón, Carta VII (341 c-e)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

2 comentarios el “Sobre el modo de leer a Platón

  1. elhortulano dice:

    Gran fragmento que por sí soló vale más que miles de tomos enciclopédicos. Encierra la gran verdad, donde las Almas inspiran y se, por así decirlo, dejan inspirar, vaciándose previamente y dejando a un lado el espejo de la menet que sólo refleja opiniones de otros y suele estar leno de imágnes propias sujetas a interpretacioens puramente subjetivas.

    Entender que los textos así inspirados emiten su propia vibración y que realizan asimismo su propia selección de sus no ya lectores sino de sus verdaderos “comprensores” de lo que en ellos se trata, es la base para llegar a poseer “la sublimidad de las enseñanzas recibidas”.

    Gracias Ludovico.

  2. Arqueòleg Glamurós dice:

    Descobreixo amb grata sorpresa que tens un nivell cultural superior del que t’havia pressuposat per Twitter, coses de la limitació en caràcters, suposo.
    En el que no m’havia equivocat en el meu pre-judici es en el teu idealisme platònic, tan comú i estés avui dia a Catalunya. Bé, tu al menys el fas explícit que ja es tot un detall!
    Au revoir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s