La caverna de Aristóteles

Anonymous_1800_Bottomless_Pit_Mammoth_Cave

Muchos conocen la caverna de Platón, aunque pocos son los que la comprenden. Desconocida es al vulgo, sin embargo, la caverna de Aristóteles. Como buen discípulo de Platón, Aristóteles tenía su propia caverna, de finalidad piadosa. De las aproximadamente ciento sesenta y siete obras que escribió el Filósofo (como consta en el catálogo de Diógenes Laercio) nos han llegado cerca de cincuenta. Nuestra religiosa caverna ha sobrevivido por un pasaje que el Arpinate* ha recogido en Sobre la naturaleza de los dioses, salvándolo así del naufragio. Lo copio a continuación para el deleite general:

Aristóteles dice de forma preclara que si existieran quienes hubiesen habitado bajo la tierra en buenas y magníficas mansiones, adornadas con estatuas y pinturas y equipadas con todas aquellas cosas de las que disfrutan en abundancia quienes se consideran felices y, sin embargo, no hubieran salido nunca fuera a la superficie de la tierra, pero les hubieran llegado noticias y rumores de la existencia de cierto espíritu y poder divinos, si ocurriera todo esto y luego en un determinado momento se abrieran las fauces de la tierra y pudieran escapar dejando tras de sí aquellos aposentos ocultos y salir hacia estos lugares que nosotros habitamos, de repente, cuando vieran la tierra, los mares y el cielo, conocieran la magnitud de las nubes y la fuerza de los vientos, cuando observaran el sol y conocieran su magnitud y su belleza y, además, los efectos que produce, al originar el día con una luz que se difunde por la totalidad del cielo, cuando la noche oscureciera las tierras y pudieran discernir el cielo en su totalidad, engalanado y adornado con sus estrellas, y las variaciones luminosas de la luna en su cuarto creciente o menguante, el nacimiento y ocaso de todos estos cuerpos celestes y sus trayectorias continuas e inmutables en toda la eternidad; cuando vieran todo esto, creerían ciertamente que hay dioses y que cosas de esta magnitud son obras de los dioses. Esto es lo que él dijo.

*Cicerón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

3 comentarios el “La caverna de Aristóteles

  1. elhortulano dice:

    Ambas Cavernas quitan velos y en ambas se descubre la Luz. Lo sencillo viste ropajes sencillos, lo esencial se hace visible, a veces y en ocasiones determinadas, a nuestros ojos.

    Gracias Ludovico por traer aqui luces cavernosas.

    Un abrazo.

  2. mena dice:

    me agrada mucho la historia
    la recomiendo ..

  3. Ludovico el Rojo dice:

    Gracias por su recomendación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s