Rufino de Aquileya: Sobre la adulteración de las obras de Orígenes

Orígenes es uno de los más grandes genios y teólogos de la historia. Fue discípulo de San Clemente Alejandrino y de Ammonio Sacas, y en las lecciones de este último, compañero de clase de Plotino. Lamentablemente muchas maledicencias y malinterpretaciones se cebaron con nuestro hombre después de muerto, lo que tristemente ha empañado su nombre asociándolo a la herejía.

Rufino de Aquileya, al que le debemos la preservación de muchas obras de Orígenes, advirtió esto y aprestó su pluma a la defensa del maestro. Entre otras cosas, le costó su amistad con San Jerónimo, amistad que naufragó en medio de una ácida y encarnizada polémica en la que se mandaron mutuamente a freir espárragos, con escándalo de San Agustín.

Cuelgo aquí mi traducción de esta obra de Rufino como contribución (todavía después de quince siglos) a la polémica origenista. En ella se aprecia que el modo de debatir de Rufino es mucho más razonable y calmo que el de Jerónimo. Nótese la carta de Orígenes que aparece en el texto, ya que es es muy clarificadora y útil para la polémica teológica.

Sobre la adulteración de la obras de Orígenes

Anuncios

3 comentarios el “Rufino de Aquileya: Sobre la adulteración de las obras de Orígenes

  1. elhortulano dice:

    Pensaba que la adulteración de la esencia (su intento, ya que, por sí, la Esencia es inalterable) era un invento relativamente moderno (Teosofía, Nueva Era…) pero veo que ya las habas se cocían en tiempos inmemoriales.

    Gracias¡¡

  2. Rufino, ¡qué grande y qué grande Orígenes!

  3. Eloy dice:

    No soy teólogo,ni tengo erudición para opinar de estos temas,pero como ferviente buscador de la Divina Verdad´me afectan profundamente y me duelen estas discusiones, en ocasiones violentas,que se dan ya desde el comienzo en el cristianismo.
    No se si gran parte del problema es la imposibilidad del lenguaje humano para “fijar”en palabras los Misterios Divinos,tal vez el lenguaje pueda “señalar al Cielo”,pero no encerrar el Cielo.
    Sin entrar en tan arduos y en ocasiones tristes problemas,me limitaré a citar una frase de un himno cristiano:
    “Aunque Cristo en Belén mil veces naciere,desamparo del alma si en tí no lo hiciere”
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s