Agricultura celeste

Ordenando papeles he encontrado un volumen muy interesante sobre agricultura misteriosa, que debe ser obra de algún artista que, a/ desengañado de las promesas de la chemica arte, o b/ precisamente por haber conseguido esas promesas, decidió aplicar sus sapiencias a la agricultura de campos y jardines, ejercicio razonable y sosegado que enseñó Triptólemo para bienestar de los humanos. Toda la obra tiene una belleza tranquila, muy alejada de las parafernalia de escritores muy engreídos, de los que nuestro humilde autor dice: “Ciertamente los que imaginan que hay cierta arte de hacer oro, deben tener en muy mala opinión los depositarios de un secreto tan precioso; porque tiempo es y coyuntura, en que me parece, que estos felices confidentes de la naturaleza, debieran poner manos a la obra, para participar a su patria alguna cosa de las montañas de oro, que alaban poder hacer producir cuando quieren. Lo mismo digo de la multiplicación del trigo, etc.” Y luego, nos explica varias cosas, de las que selecciono un fragmento, que sigue:

1

2

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

7 comentarios el “Agricultura celeste

  1. Felicidad dice:

    Se aprecia un consumado agricultor, desde luego que sí.

  2. BaruK dice:

    Segundo intento, a ver si ahora

    Decía antes que son unos interesantes apuntes que agradezco, sobretodo el apartado donde dice:

    Guárdate de sepultar muy hondo los granos, quedarían enterrados allí, sin esperanza alguna de resurrección….”

    Procuraré, a partir de ahora, aplicar este consejo en ciertos aspectos de mi siembra particular.

    Abrazines

  3. elhortulano dice:

    Como aprendiz de Jardinero Celeste, no puedo sino agradecer la simpatía que emanan estas letras con la forma de sembrar que aplico: es algo tan natural…

  4. A estas alturas estoy llegando a ver la obra de la Naturaleza y del Arte de una manera tal que, si me dan una maceta, una vela y me dejan tranquilo un tiempo, podría hacer aquella magna obra, tan predicada, sin menester de cachivache laboratorial alguno.
    Y si no fuera porque están legados a la Fundación Rhea Silvia, la próxima noche de san Juan organizaría un auto de fe con todos mis libros de alquimia, para escarnio de bocazas, ya veis lo que os digo…

  5. elhortulano dice:

    “Blanquead el latón y romped vuestros libros” se dice en algún sitio. ¿Cuándo celebramos la charla anunciada? Veo que ahora, en estos momentos coincidimos quizás más que nunca antes.

  6. Eloy dice:

    Curioso…curioso y profundo agricultor,se agradecen de veras sus consejos sobre la tierra y el cielo para sacar adelante la cosecha de “nuestro trigo”.
    Queriendo comenzar no tardando alguna faena agrícola no dudo que puedo sacar de aquí buenos consejos.
    Muchas gracias.

  7. Gonzalez dice:

    Es indudable que el libro de Vallemont tiene mucho terreno donde labrar y cosechar. Otro tanto se puede decir del de los ensayos de Agricultura y Artes de mas de 4 paises editado en Londres, en 1766 mencionando las propiedades del Marle y demas.l

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s