De termas (I)

IMG_1727

He decidido ir a tomar las aguas a un establecimiento que las procure, con el compromiso explícito de ser obediente a los tratamientos salutíferos que me propongan, sin rechistar y con la mansedumbre que se espera de los huéspedes que frecuentan tales lugares.

He llegado de noche, me he dirigido al piano bar, he tomado un ligero tentempié y he disfrutado de una amena audición que ha perpetrado funcionarialmente el señor pianista para solaz de los inquilinos. Ha tocado my way, que es una pieza que me gusta mucho y que tengo previsto versionar algún día.

He coincidido con una excursión de jubilados. Qué menos para apaciguar los naturales instintos que suscitan estos lugares, de implícita y cierta promiscuidad, pero contrarios al propósito indeclinable de templar los humores discrásicos. Estos seniores no venían incluidos en el forfait, por lo cual –supongo-, han sido una gentileza de la casa…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

2 comentarios el “De termas (I)

  1. Laval dice:

    Disfrute usted de tomar las aguas, y disfrute también de tomar todo aquello que el establecimiento le procure, siempre y cuando procure usted que lo procurable se avenga a lo indeclinable de sus propósitos. Sic. Felices humedades querido cosmógono.

  2. Gracias, Laval. Espero volver hecho un Antinoo o pediré que me devuelvan el dinero. No fotem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s