Para vergüenza mía

Ocupando un espacio en el blog de Ludovico, una última entrada de tipo íntimo.

Este escriba, llevado a partes iguales por el exceso de vanidad y el exceso de vino, movido de un espíritu definitivamente necio, incurrió en el pasado y de forma reiterada en pecado contra el deber de fidelidad, de forma virtual y presencial, halagando y provocando con su delirio contagioso que algunas allegadas albergaran sentimientos inadecuados o erróneos con respecto a él.

Quien suscribe es fiel a quien todo el mundo sabe, una sola persona y así seguirá siendo siempre.

Lamento el daño causado a aquellas personas que de buena fe se aproximaron a mi a la espera de algo que nunca quise dar y lamento el daño causado a la persona a la que debía dar y no di. Los males ya están hechos, pero era preciso que les diera el Sol público para despejar las tinieblas remanentes que pudieran quedar en el corazón de las afectadas.

A día de hoy, para vergüenza mía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

2 comentarios el “Para vergüenza mía

  1. elhortulano dice:

    Ojalá vergüenzas así abunden, se expandan y un servidor pueda ser poseedor de ellas. Las nieblas caliginosas tardan a veces en disiparse, sobre todo cuando su vapor está presente como única expresión de su poder y dominio.

    Poner en el orden primero la vanidad y luego el vino dicen mucho del humilde bebedor y del vin oque suele beber en sus momentos más íntimos, del cual hago Elogio hoy aquí y ahora.

    Debo decir aquí y ahora, movido por lo que tan hermosa, honesta y humilde declaración han despertado en el lugar (maqon) que me honra, que a pesar de que mis propias nieblas particularísimas en cierta época propiciaran impresiones harto erróneas y vergonzantes, hasta para el más osado de los juzgadores, sobre el sujeto que ha realizado tan épica declaración que ahora comento, que sólo puedo decir gracias en voz alta por formar parte de la fraternidad intima que nos une, en sus dos aspectos, la tradicional (siglos eternos siga con vida) y la personal, a la que, honradamente debo decirlo, no le he dado el cuidado y la atención que merece.

    Quiera Saturno que aún esté a tiempo de remediar tal mal y pueda humilde y fraternalmente desfacer tal entuerto.

    Me siento orgulloso de Vos¡¡

  2. Eloy dice:

    Es usted valiente señor Cosmógono.con todo ¿qué es la vida del hombre en este mundo sino un reconocimiento y rectificación de errores?.
    Este es el camino de la Sabiduría y nuestra Obra.
    Saludos de corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s