El diván de inteligir

Yo inteligo, pero no de cualquier manera: yo inteligo con mi diván de inteligir, del XIX, de factura tardoimperial y con claras influencias de arte egipcio. Se lo adquirí a un señor que lo usaba para si mismo. Está hecho en la Bretaña y fue propiedad de un arruinado noble de por allá. Yo siempre viajo con mi divan o me niego a viajar. Entre sus voluptuosas curvas he pasado muchas horas en los pasados días. Lo traigo a colación para que los antropólogos puedan estudiar mis costumbres. No por nada más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s