Roberto Grosseteste

Fue obispo de Lincoln. Sus contemporáneos decían de él “Grossi capitis, sed subtilis intellectus”, es decir, una gran cabeza en todos los sentidos. Sabía griego y armonizó a Aristóteles con Dionisio Areopagita, que ya es decir de su capacidad. Investigó todas las cuestiones físicas, la economía doméstica, la música, los Nombres de Dios, el hombre como microcosmos, la astrología meteorológica y tradujo apócrifos del Antiguo Testamento. Pero sobre todo destaca por mostrar que todas las cosas son luz emanada. El grado de luz de cada cosa determina su perfección y jerarquía. Maravilla el paralelismo de su doctrina con el tzimtzum de los cabalistas. En suma, un gran intelecto luminoso. Como  este genio no es todo lo conocido que debería, a continuación va el tratado De Luce para degustar una muestra de su intelecto.

De_luce

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Maestros.

4 comentarios el “Roberto Grosseteste

  1. Para los que estén duchos en latín, aquí dejo el enlace del proyecto de digitalización de las obras del gran Grosseteste. Las hay en abundancia.

    http://www.grosseteste.com/

  2. Esto es un Maestro con todas las de la ley y el Tratado sobre la Luz, un ejemplo de ello. Personalmente, me cuesta creer que hoy en día nadie tenga interés en emular a estos polígrafos que son, a mi juicio, los que disfrutan verdaderamente de su condición humana: un ser, en el centro de la Creación, movido de una pasión: conocerla y amarla en todos sus extremos…

  3. elhortulano dice:

    Cierto es que quien ama la Creación, ama asimismo la Luz “en todos sus extremos”. Hoy en dia parece preferirse la sombra como en un intento de sentirse cómodo en la aparente salvaguarda que parece proprocionar, pero, como alguien muy cercano me dijo cierto día, la sombra existe gracias a la propia Luz y ésta da todo lo necesario, incluso la nieve polar que a veces es despreciada por pura ignorancia…….

  4. Felicidad dice:

    En mi caso, desconocía a este Maestro medieval , así que lo agradezco, Ludovico. Sí parece uno de esos espíritus movidos por la pasión del conocimiento en todos sus sentidos, la cual no es otra que el conocimiento de sí , de “nuestra condición humana” como dice Santiago. Que no decaiga nunca la verdadera Filosofía , ¡como se disfruta! . Seamos apasionados, entusiastas y, como niños, asombrémonos! . Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s