Ana Becoah

El Ana Becoah, atribuido a Rabí Nehunia ben Hakanná (siglo I), es una oración que tiene fama sobrenatural. Sus 42 letras son una combinación de las primeras 42 letras del Bereshit (Génesis), de forma que al recitar esta oración, el orante invoca la fuerza primordial que construyó el mundo antes de su caída. Por eso consta de siete líneas que son los siete días de la semana y las siete sefirot que siguen a la Tríada superior (Kether, Hochmah y Binah). Se verá que cada línea consta de seis palabras. Se reza al levantarse y al crepúsculo y se dice que tiene una virtud singular para guardar de todo mal al rezador y a su familia. La primera línea corresponde a Hessed y siguen en orden descendente: Gueburah, Tiphereth, Netzah, Hod, Yesod y Malkuth. Dice así:

Ana B´Koach gedulát yeminéja. Tatír tzerurá
Kabél rinát améja. Shagbénu taha-rénu norá:
Na gibór. Dorshé yijudéja. Kevavát shamrém:
Barjém taharém. Rajaméi tzidkatéja. Tamíd gamlém:
Jasín kadósh. Beróv tuvjá. Naél odatéja:
Yajíd ge-éh. Leamjá fné. Zojréi kedushatéja:
Shav-atenu kabél. Ushmáh tza-okaténu: Yodé-a ta-alumót:

Culmina con el colofón: Baruch shem k’vod malchuto le’olam va’ed 

La traducción, aquí:

Por favor con la fuerza de la grandeza de tu derecha, desata lo amarrado.
Acepta el cántico de tu pueblo, elévanos, purifícanos, ¡oh, temible!.
Por favor, Tú, fuerte, a los que pretenden tu unificación, cuídalos como a la pupila de tus ojos.
Bendícelos, purifícalos, que siempre les recompense la Misericordia de tu bondad.
Poderoso, Santo, con tu gran benevolencia conduce a tu congregación.
Único, Superior, a tu pueblo dirígete, a los que recuerdan tu Santidad.
acepta nuestro clamor y escucha nuestro grito, Tú el que conoce los misterios.

Bendito sea el Nombre Majestuoso de su reinado para siempre, eternamente. Amén.

Dicho queda por si a alguien le interesa. A mi, sí. La oración tiene muchos otros secretos Kabbalísticos, pero ahora mismo no procede entrar en esta materia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cábala.

6 comentarios el “Ana Becoah

  1. Felicidad dice:

    Gracias.

  2. Ateneo dice:

    “Desata lo amarrado” me resuena con re-cordar, es decir, algo así como “volver a atar” o “atar la cosa”. Si es posible me gustaría cometnases algo en este sentido………

  3. Desata lo amarrado“, es decir “libera a los cautivos“. En un sentido literal, hace referencia a todos los justos e inocentes que, hoy como ayer, permanecen en cautiverio y privados de libertad. Nosotros oramos para que el Eterno, en su grandeza, destruya los lazos de su oprobio.
    Mas, si una vez liberados de sus cadenas, se entregaran al defecto moral, ¿no sería ese otro género de esclavitud del que también surgirían grandes males? Por eso, nosotros oramos para que el Eterno, en su grandeza, les libere y nos libere de los lazos que nos atan al pecado y a la mala inclinación.
    Y si aún esto se diera, ¿no seguiríamos atados a un cuerpo lleno de servidumbres y sujeto a mil tristezas? ¿no seguiríamos ligados a un mundo que nos reclama como suyos, reclamando -con razón-, que nuestro cuerpo le pertenece? Nosotros oramos para que el Eterno, en su grandeza, desate este vínculo y, llegado el momento, devuelva el cuerpo a la tierra y lleve nuestra alma junto a Él.
    Pero si, en razón de nuestros actos perniciosos pasados, o por algún motivo que escapa a nuestra razón, nuestra alma se viera impedida por algún otro género de atadura y en razón de ella no pudiera acceder al Mundo que vendrá, nosotros oramos para que el Eterno, en su grandeza, nos otorgue el perdón, desate esa ligadura, y nos conduzca a Él, para estar eternamente todos juntos, participando de su Gloria inmarcesible en el Reino, por los siglos de los siglos. Amén.

  4. Ateneo dice:

    Amén.

  5. Sobre el recordar (re-cordare o volver a atar), en ello hay una enseñanza también.
    Supón que estás atado a un carro y que este te está arrastrando fatalmente hacia un despeñadero. Si quieres vivir, deberás pedir que alguien te desate del mismo.
    Supón luego que tu casa está en la cima de una montaña y que para acceder a ella has de atarte a otro carro (Merkabah) porque no podrás llegar por tus propias fuerzas. Deberás pedir que alguien te vuelva a atar (re-cordare).
    Si los primeros nudos te llevaban a la ruina, los segundos te llevarán a la liberación.
    La desgracia de muchos buscadores es que, temerosos de no-se-qué, se liberan una mano del primer carro y se la atan al segundo carro, con lo cual (además de no llegar a ningún sitio) viven esta vida en un perpetuo estado de angustia, pues su vida tiende simultáneamente, hacia arriba y hacia abajo, con el riesgo de quedar descuartizados en su corazón (cordis).

  6. Ateneo dice:

    Un pie en un mundo y el otro pie en el mundo siguiente pero sin terminar de dar el paso oportuno. Orgullo hay en creer que sin Ayuda, por las “propias fuerzas” uno puede llegar a la cima.

    Quizás ahí resida la verdadera “re-ligion”.
    Gracias por la lección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s