Almohadas mágicas

Todavía no había dicho nada al respecto, pero ya es hora: a ratos libres, este su servidor fabrica Almohadas Mágicas de acuerdo a secretísimas técnicas heredadas de una Tradición almohadera ancestral. Gracias a nuestras almohadas, usted dejará de ensoñar aleatoriamente y podrá guiar su inconsciente a su gusto y antojo, sin engorro y mientras duerme. Solicite nuestro catálogo sin compromiso alguno. Aquí les dejo una página relativa a la almohada anafrodisíaca, fabricada con el mejor agnocasto del mercado. Presupuestos sin compromiso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

2 comentarios el “Almohadas mágicas

  1. Metodio dice:

    En mi pueblo llámasele al agnocasto “pimiento loco” lo cual constituye un innuendo de muy dudoso gusto en lo que a almohadas anafrodisiacas se refiere.
    Si Orígenes hubiera tenido una almohada de estas, no habría incurrido en torpedades que hoy en día nos impiden adorarlo y estampillarlo.
    Una pena, oiga. Una pena.

  2. Como fuente, yo me remito a Dioscórides, lib. I, CXIIII, del señor de Laguna, (ver imagen aquí), donde muy claramente afirma: que el agno “prouoca el menstruo, desseca la esperma, tienta el celebro y da gana de dormir” y dice que los griegos le daban ese nombre, porque “quiere dezir casta y entera, porque las matronas que guardauan castidad en los sacrificios de Ceres se acostauan sobre sus hojas“. Y agrega: “Su simiente beuida y aplicada disminuye el apetito venereo y esto no solo dessecando el humor espermatico empero tambien resoluiendo mas que ningun otro remedio, las ventosidades del cuerpo, sin la importunidad de las quales no se mueue Madona Venus“. Y si esto dice Dioscórides, ¿quién soy yo para discutirlo?
    Y tiene usted sobrada razón: llamar “pimiento loco” a esta especia es, cuanto menos, chocante, porque la mata no se parece en nada a un pimiento, que a la sazón, todavía no estaban inventados en Europa. Chocante.
    Sobre Orígenes, debe estar bastante perdonado, toda vez que nuestro amado Benedicto XVI dice de él: “Os invito a acoger en vuestro corazón la enseñanza de este gran maestro en la fe. Él nos recuerda con íntimo entusiasmo que, en la lectura orante de la Escritura y en el coherente compromiso de la vida, la Iglesia siempre se renueva y rejuvenece” (ver: http://www.fluvium.org/textos/lectura/lectura1284.htm)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s