In hoc signo vinces

Desde ayer (Jueves Santo) y para siempre, sobre mi corazón latirá este símbolo sagrado y cuando él deje de latir, yo también.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

5 comentarios el “In hoc signo vinces

  1. Ateneo dice:

    Como es arriba así es abajo, lo cual vale para como es dentro así es afuera. En este caso, sólo un Cosmógono de renombre interior sería capaz de mostrar abiertamente la Victoria que todos aspiramos conseguir o, al menos en mi caso, encarnar por encima de sofismas, desviaciones, adaptaciones varias y egos exportados.

    Jamás termino de aprender de usted, mi Cosmógono de cabecera y jamás querría que fuera de otra manera.

    Que el Padre quiera pueda encarnar Su signo tan admirablemente.

    Gracias.

  2. Si alguien reclinara su cabeza en mi pecho para recibir algún consuelo, no de mí, sino de este signo lo reciba. Si algún día yo olvidare quién soy, que pueda saber al menos a quién pertenezco y a quien sirvo…
    Reflexiones de este tenor me han impulsado, amablemente, a tomar esta decisión, mi querido amigo…

  3. Andrei dice:

    Color y forma, aspectos de otro tiempo.
    Estupefacta filigrana que ansía explicaciones
    y obvía respuesta alguna.

    Tan por supuesto que invariable al amanecer,
    despierta inquietos ojos, posibilidad de aromas.

    Tanta es la definición. Tal es el axioma.

    Retar de la cosa nuestra.
    Un baile, un trago, y un hálito.
    Un salto, y otórguese por decreto,
    el improbable de esta noche.

    Romper la estadística más inconfesable.

  4. Querido Andrei, no dejas de sorprenderme felizmente, esta vez con tus dotes de críptico aedo. En lo que concierne: ¡Qué menos que honrar a quien, revelando su lábaro, nos hizo vencer en los márgenes del Puente Milvio!
    Afectuosamente, siempre tuyo,
    Santiago

  5. Felicidad dice:

    Gracias, no te imaginas lo agradecida que estoy. Este comentario tuyo sobre la victoria alcanzada después de la dura batalla por el poder en los márgenes del puente Milvio ha sido para mí el final de otra batalla que yo estaba librando hace algunos días.Estaba en una encrucijada y ahí le andaba, de un lado para otro, no sabiendo bien cuándo vería el final de la batalla, cuántos días me quedaban aún por delante, cuándo aparecería en el horizonte ese precioso lucero que tienes grabado en tu corazón para abrazarlo con ternura.Estoy muy contenta!!Ay Dios qué emoción!

    Un abrazo afectuoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s