Un Club excepcional

(Ponderando un caldo francés de incalculable valor)

Me refiero hoy al exuberante “Club del Cep“, un reducto hipercosmogónico e hiperepicúreo, especializado en gratificar a sus selectísimos clientes con toda suerte de finuras gastronómicas y enológicas de primer orden, en el marco (casi estupefaciente) de un templo consagrado a Dionisos: recargado pero con gusto, barroco, pero no churrigueresco, congestionante, pero sin llegar a la hipertensión espiritual (que siempre es fatídica) y un leve anacronismo que se agradece. Consumí unos entrantes de pernil, unas alcachofas craquelantes, bonito escabechado (¡mon dieu, qué toque le otorgaba ese punto de naranja!), arroz con sepiona, unos buñuelos caseros, una botella de Viña Real Reserva 1991, café y unas copitas de eau de vie de mirabelle (Leon Beyer, reserve personelle. Alsace). El trato con Jordi, que es el patrón: óptimo, familiar pero conservando las distancias, que eso siempre se agradece. Precios justos. Puntaje general: magnitud 8 en la escala de Brillat-Savarin (de 0 a 9).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Un comentario el “Un Club excepcional

  1. Pitecanthropus dice:

    Apreciado horodotico Cosmogono

    Mis cualidades epicureas son basicas y las cosmogonicas nulas. Por eso que me encantaria(literal) visitar ese club, de nombre tan acorde con mi naturaleza.

    Si algun dia decides invitarme, que sepas que no me negare.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s