El Kemit y el Nilo alquímicos

El término Alquimia proviene del antiguo término egipcio Khmt, que significa “tierra negra“. Pues bien, esa es la materia primera que utiliza un servidor para hacer Alquimia:

(Kemit, el cuerpo de Osiris)

No todo el Kemit es adecuado: yo estuve rondando un mes entero por Egipto, buscando, hasta encontrar un pequeño yacimiento de este mineral. Me dejé guiar por las indicaciones de Zósimo, eso sí. Cuando eso ya se tiene, hay que recoger lo que es líquido: eso ya es más fácil, porque el río Nilo baja lleno.

(El Nilo, claro está)

Cuando se tienen estas dos cosas, ya se puede hacer Alquimia, siguiendo las indicaciones laboratoriales que constan en el Manuscrito de san Marcos y en el famoso libro de Plutarco. Es así de sencillo. De nada.

Anuncios

10 comentarios el “El Kemit y el Nilo alquímicos

  1. Por cierto: no vale coger el “Diccionario mito-hermético” o las “Fábulas…” de Dom Pernety. Este hombre tenía buena intención, pero no entendió nada de Alquimia. Tal vez es el libro de pseudoalquimia que más lamento haber traducido y editado.

  2. Ateneo dice:

    Con el manuscrtito de San Marcos se refiere usted al kero, es decir, al vaso del Arte y con Plutarco a su Isis y Osiris?

    Le dejo aqui esta breve nota que he encontrado por ahi:

    “En la mitología griega, Cronos, aconsejado por su madre Gea, castra a su padre con una espada curva, que originará la guadaña separando con ella el cielo y la tierra, instrumento que después, como dios de los campos y agricultura, le acompañará en su misión. Se come a sus hijos pero después, vencido por Zeus (que no había conseguido tragar, por una argucia de su madre), será sepultado en la Tierra. Los romanos lo asimilaron a Saturno con todas las consecuencias, de ahí la relación Saturno, guadaña, símbolo. Ya en el siglo I, los escritos de Celso atestiguan la relación saturno-plomo, por ser el planeta mas lento en su trayectoria (su velocidad orbital es la tercera parte de la de la Tierra), asociando el metal con lo pesado, y por lo tanto lento de movimientos.Esta relación se encuentra en lista de los siete materiales de la escala de Mitrha (en el manuscrito de San Marcos). En el siglo II, la escuela de Alejandría, lo propaga. Posteriormente lo leemos en los escritos de Olympiodoro(siglo VI) que hace referencia a otro anterior de Proclo. Incluso actualmente en alemán es común el término para denominar al plomo y al planeta saturno; blei. Para mas detalles ver en la sección Orígenes- Orígenes 14:”El origen del nombre del plomo”

  3. marcos dice:

    a) Sobre Saturno…

    a) Sí. Muy buen resumen, Ateneo. Aquella combinación entre el Saturno agrícola griego y el Saturno planetario romano dio como resultado al Saturno medieval: un dios planeta lento, frío y siniestro. De ahí que soliera representarse cojo y con una guadaña, la cual simbolizaba su faceta también de Cronos, señor del tiempo. Desconozco si la guadaña de la Muerte es copia de la guadaña saturnina.

    b) Querido Cosmógono, he de reconocer que me ha sorprendido no ver ninguna faluca en su río Nilo.

  4. A Ateneo Filósofo,
    Sí, por supuesto a las dos preguntas. Y muy bien traída esta alusión al Saturno-Plomo (que aún cobra más sentido si leemos a Plutarco).

    A Marcos,
    Mi estimado, aunque no se ve la faluca, se la puede inferir, como alternativa razonable a la tesitura de recoger agua de la orilla, con el riesgo que esto supone de perturbar el sueño de las ratas egipcias, ratas formidables, hesiódicas, mastodónticas, cual si fueren animal de compañía de los Hecatónquiros!
    Por ende, mi faluca (muy endeble) la suele pilotar un copto en permanente estado de embriaguez y de carácter atrabiliario, que del inglés únicamente conoce el siguiente mantra: “wonday a wonai inafaluka trai” (one day and one night in a faluca trip).

  5. Rafael Garcia Hernandez dice:

    Estimado Santiago:hasta donde mi cabeza me lo permite entiendo la mitologia del historiador Plutarco, Isis y Osiris en relación a la alquimia; también otras figuras mitológicas,tengo bien estudiadas.
    Santiago, te ruego me disculpes y me saques de esta profunda ignorancia, no comprendo nada, del (Kemit cuerpo de Osiris) y del agua del Nilo, aunque creo entender que hace falta, los trabajos laboratoriales para llegar hasta aqui

  6. Ateneo dice:

    Gracias por su noble y pronta respuesta y, en espera de otra charla mas directa y distendida, profunda si cabe por usted no por mi, en lo que a la profundidad, se refiere, entiendo que Plutarco es un autor universalisimo en su escribir o más bien digamos que se atiene mas a los detalles particulares. Lo comento porque es curioso el que tenga esa obra a punto de comenzar recuperada tras años de estar en las estanterias olvidada o,mejor aún, como libro esperando a su lecotr adecuado.

    En espera de su epistola manual y de su charla positiva, reciba un plutárquico abrazo 😛

  7. Felicidad dice:

    Sí, es así de sencillo. Una anda buscando y rebuscando y cada vez se pierde más.¡Si estaba ahí delante, ahí mismito y no lo ví!. Esta cabecita fraguadora de abstracciones abstrusas nos abstiene las más de las veces y siempre nos secuestra las manos impidiéndonos tocar y revolcarnos entre los cálidos brazos de la tierra o chapotear a pies desnudos en todos los charcos que encontremos, tanto del Nilo como de mi barrio, que en todas partes llueve a mares cuando está por hacerlo.Mismamente ahora , en Semana Santa .Aunque el agua que más se agradece, para mi gusto, es la de finales del verano.Me refiero a las primeras lluvias que presagian el otoño, esas que a una le pillan de improviso , más o menos hacia mediados de septiembre. Y, por supuesto, muchas gracias.

    Una admiradora 🙂

  8. Dichoso el que te encuentre, Felicidad! Porque en este comentario tuyo hay más Alquimia de la que pueden soñar quienes desulfuran antimonio, purifican nitros, recolectan rocíos o subliman mercurio. Poca cosa es y vana.
    Un buen amante del Arte, podría hacer la Obra con el barro que queda pegado en los zapatos después de una copiosa lluvia de otoño, como la que describes. No imagino mayor donum Dei!
    Con afecto, siempre, tuyo,
    Santiago

  9. Felicidad dice:

    Gracias a ti, siempre.Desconocía tu blog y hace muy poquito tiempo lo descubrí. A decir verdad, poco entiendo de ese lenguaje de antimonios, destilaciones, sulfuros, etc y, efectivamente, si algo voy hallando es debido al Padre, porque es un Don que Él concede a quien lo quiere y esto es lo único que he entendido de esos textos. Tengo un amigo a quien aprecio mucho que así me lo ha repetido infinidad de veces y al principio, aún cuando era evidente,no lo veía, pero a día de hoy no me cabe ninguna duda. Qué sencillo es en realidad, ¿verdad? y cuánto le cuesta a una abrir el corazón para verlo.Ahí sigo, ya me queda muy poquito, pero que muy poquito, pero alguna cosita queda.

    Con afecto 🙂

  10. Vidocq dice:

    Esta materia es la que utiliza entonces para su obra estimado Santiago? La misma que dice De Cardona que si se calcina y se deja a la intemperie recibe un rocío o agua que es semejante al León verde? Desde luego, tengo en consideración su mención sobre el tratado de su amigo, de modo que le pregunto si eso encierra algo de verdad o no?. Me recuerda la experiencia de De Saulx, en la que obtiene un licor rojizo con una exposición semejante.

    Por lo que veo, usted calcina esa materia, quitandole lo inutil y conservando los atributos primarios que la constituyen. Y luego, utiliza el agua bendita del Nilo para regarla….Ahi le escribí un correo para no ser imprudente en este comentario público.

    Reciba un fraternal abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s