Perigeo lunar magnólico

No defraudó el Perigeo lunar. Desde el Observatori Astrogònic Nacional (dependiente de la Universitat Autònoma de Begur, hicimos un seguimiento puntual del evento, tomando todos los datos cosmogónicos que hacían al caso. Y dado que después del deber viene el placer, tomamos un baño radiativo hasta quedar perfectamente lunarizados. Esta semana entrante empieza la Primavera y con ella retomaremos nuestras labores de Agricultura Celeste. Se informará debidamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

12 comentarios el “Perigeo lunar magnólico

  1. marcos dice:

    : )

    Disculpa la pregunta, pero me ha encantado la locución, ¿qué es la agricultura celeste?

    Saludos

  2. Una pregunta muy adecuada y cabal! La Agricultura Celeste es el Arte de sembrar e injertar las virtudes seminales celestes en el interior de las matrices terrestres, de manera que, de la unión de lo superior activo con lo inferior receptivo, aparezcan admirables adaptaciones en el horizonte medio. Usual y tradicionalmente, esta expresión se ha usado para referirse a la Alquimia, pero puede extenderse a la Teurgia según la concebía, por ejemplo, Pico de la Mirándola: “magicam operatio non est aliud quod maritare mundum” (La operación mágica no es otra cosa que fecundar (matrimoniar) el mundo”.
    Sobre esta cuestión tengo un artículo hecho en alguna parte. Si lo encuentro lo colgaré en la Yeshivah.
    Un abrazo!

  3. marcos dice:

    Comprendo (creo). Muchas gracias por la respuesta. Espero que encuentres el artículo.

    Un abrazo!

  4. Sí, mira: la Alquimia reposa sobre principios filosóficos muy simples de los cuales los dos fundamentales son los que siguen: a/ la unidad de la materia, que por naturaleza es informe y b/ la multiplicidad de las formas, que residen en los astros. Si el agricultor celeste consigue tomar una semilla de luz solar (que contiene la forma del oro) e introducirla dentro de la MATERia primera, con los debidos cuidados, conseguirá que esa MATERia preñada, adquiera cuerpo y forma de oro.
    Como explico en el dichoso artículo que, Dios mediante, hallaré y publicaré. Ayer, por ejemplo, era una noche perfecta para iniciar la Argiropeia (creación de plata), porque la simiente de la plata reside en la Luna. Et caetera.
    Con afecto, tuyo,
    Santiago

  5. Andrei dice:

    Apreciado Cosmógono,

    ¿Sería acertado decir que los metales llevan esa semilla en fase germinativa?

    Sigo fascinado por el concepto de la dinamoética, en cuyo estudio estoy iniciándome y del cual, confío en poder darte noticia en breve.

  6. Estimado Andrei,
    Los grandes tratadistas que nos enseñaron estas cosas dijeron: en la medida en que una pera recién cogida posee en su interior las semillas de su misma naturaleza, de las cuales es posible obtener (por germinación), muchas peras (por multiplicación), sería correcto decir que todo metal lleva la semilla de su especie en si mismo. No obstante, de la misma forma que las semillas de la pera pierden su capacidad germinativa y multiplicativa si la cocemos, asimismo sucedería con el metal, esto es: que perdería su simiente germinativa y multiplicativa una vez arrancado de su minera y sometido a la fusión.
    Y con todo, a diferencia de la pera, aún es dable que el metal fundido pueda ser re-animado, si es reincrudado a su materia primera,lo cual es posible si se conoce la manera de 1: extraer la forma metálica del cuerpo muerto y 2: incoar por fijación esa forma en una materia que aún no haya sido informada -y que es en propiedad-, la minera de todos los metales.
    De modo que, la respuesta a la cuestión que propones es un “sí” matizado.
    Sobre la dinamoética: con este concepto inédito se inicia una ciencia radicalmente nueva, de la que el mundo no ha tenido noticia hasta hoy y esta ciencia determinará el devenir de la Nueva Ilustración que desde esta casa procuramos alentar. Adelante con ello y manténme informado. A la sazón, te haré llegar las páginas que al respecto ya hemos escrito sobre tan relevante cuestión.
    Con afecto hipercosmogónico, tuyo
    Santiago

  7. Andrei dice:

    La generosidad en tu explicación excede lo inesperado, alienta el júbilo y la acciona las palancas de nuevas preguntas. Poco a poco iré hacia ellas, por aquello de evitar el precipicio y de conservar una extensión que la buena educación consigna cuando se encuentra uno invitado a una velada cosmogónica.

    Debe ser el equinoccio, que templa el ánimo y nos hace aspirar a igualar nuestras sombras con luz.

  8. Ateneo dice:

    Agrícolamente hablando, y en relación co la reincrudación, me surge la cuestión de que un buen agua mantenida en condiciones adecuadas, ¿podria asimismo ser reincrudada añadiéndole esperma vivo celeste, el cual se encuentra en la época adecuada?.

    Quisiera someter esta cuestión al noble Cosmógono aser posible en breve y en aras de una universalísima cuestión que tengo previsto tener entre manos en breve, mientras espero otras jornadas provechosas en viajes previstos.

    Espero sus noticias. 🙂

  9. Agrícolamente respondiendo, es agua buena si conserva su espíritu, incorporado por natura a las partes más sutiles & etéreas de la agua, que son las más volátiles. Dicho lo cual: Si la agua está conservada con el sello de Hermes, la agua es buena para las labores. Si ha tocado fuego y ha exhalado, no, pues durante la exhalación aquellas partes subtiles & espirituales se pierden y quedaría únicamente una flema que es, en propiedad, el cadáver de la agua.
    Si por alguna razón se presume que ha podido haber merma de la virtud acuosa, es factible agregar del esperma vivo celeste y digo más: es paso exigible.
    Con afecto, tuyo, esperando tus viajes previstos e imprevistos,
    Santiago

  10. Ateneo dice:

    Deduzco que esa agregación podria ser de dos formas, a saber: 1) añadiendo a ese agua nívea conservada según los cánones herméticos, otra agua que poseo que sirve para desopilar los nervios, usted ya sabe.
    2) Exponerla a la fuerza radiante del espiritu celeste, con el sello de hermes puesto, que mantiene desde hace dos años y luego dejarla “enfriar” para que no pierda su impronta así recibida.

    Espero sus noticias, aunque sería mucho mejor, si dispone de tiempo, hablarlo de otra forma 🙂

  11. La deducción es harto correcta.
    El modo preciso de la incorporación, en su desiderata, consiste en tomar la agua nívea y colocarla en su retorta picuda. Tomar la agua viva y colocarla en su otra retorta picuda. Hacer converger ambos picos sobre una tercera redoma que recoge. Esta es la manera precisa por la cual se compone una tercera agua que respeta el peso y medida que son menester.
    Otros procederes más sencillos, también son buenos si se entiende la intención, como es evidente a partir de la suya.
    De lo cual se hablará antes del día 25 del presente para que no haya excusa por su parte.

  12. Ateneo dice:

    Esperaré, pues, la charla agrícola, sin excusas por mi parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s