Apocalipsis: primer acto

Siendo la última entrada de esta bitácora el día 2 de Marzo y considerando que hoy es día 13, no es extraño que muchos asiduos me hayan preguntado por la razón de una demora tan larga en una publicación que suele dar noticias cada dos o tres días. La razón es la siguiente: coincidiendo con la Luna llena del presente mes (día 4), experimenté un pálpito cosmogónico, más bien trágico, al que debía dar cumplida respuesta racional, de forma que entré en fase eclipsoide y dediqué todo mi esfuerzo a investigar este poderoso sentimiento interior con todos los recursos a mi alcance. Todavía es pronto para dar todas las razones a las que arribé, máxime cuando prosigo investigando; no obstante y como adelanto de lo que declararé detalladamente aquí mismo y en breve, creo que puedo anticipar que el Apocalipsis ha empezado. Los que me conocen saben bien que no soy nada proclive ni al catastrofismo ni al milenarismo, pero creo que hay argumentos -prometo que los expondré aquí mismo muy en breve-, que hacen plausible una afirmación tan sonora. Dicho esto, retorno a mi estudio sobre la actividad solar, el nerviosismo tectónico y las reacciones inusuales del macro y microcosmos, a los que sigo muy de cerca. Mañana informaré sobre mi nuevo perro-estufa o sobre los guantes blancos cosmogónicos. Pero hoy toca decir esto: que a mi parecer, el Apocalipsis ha comenzado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

4 comentarios el “Apocalipsis: primer acto

  1. Andrei dice:

    El Arte siempre ha englobado paisajes permanentes. Uno de ellos, el monte del Desvelo, que en alguna de sus vertientes alberga feroces minotauros y algún que otro pájaro carnicero.

    Que éstos comiencen a ser legión y enjambre, efectivamente, sólo puede significar que la componente sísmica está resquebrajando la cordillera, rasgando el velo.

    No obstante, conviene memorar al gran Hipócrates de Cos. La guerra es la mejor escuela del cirujano.

    Esperamos coordenadas, Cosmógono Gruental.

  2. Ateneo dice:

    Investigue, invetigue, noble Cosmógno, ya que siendo Apocalipsis una revelación, es indudable que se le revelarán cosas admirables, más incluso que las que ya posee. 🙂

    Un abrazo etimológicamente apocaliptico.

  3. Estimados, muy en breve os haré llegar algunas conclusiones provisionales sobre este grave asunto, conclusiones que provienen de la ciencia prospectiva, de la que no he hablado nunca porque a este cuaderno sólo le interesan las noticias de rabiosa antigüedad, lo cual no es óbice para que su escriba esté muy al caso de los posibles devenires en determinados escenarios o que esté muy al tanto de los signos y señales de estos tiempos nefastos (siempre con la circunspección y seriedad exigibles). Un ferviente abrazo para ambos dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s