Maestros espirituales (I)

A lo largo de mi vida he tenido ocasión de conocer a muchos maestros espirituales, de manera que sobre este asunto puedo hablar con cierta autoridad, aunque el tema es complejo. Por esa razón y para instrucción de todos, voy a ofrecer una serie de artículos al respecto, empezando por una clasificación genérica, a saber:

1. Maestrazos. Estamos en el Top ten. Delante de estos maestros uno ha de quitarse la kipa: tienen discípulos, respuesta para todo, publican libros, son famosísimos y por supuesto, están en posesión de grandes sumas de dinero, todo inversamente proporcional a su grado de lucidez y sabiduría.
2. Maestros a secas. Están entre los 40 principales. Son como los anteriores, pero les falta un poco de caché. Suplen la falta de carisma personal complicando su doctrina, que así parece más elitista, seria y solvente que la de los maestrazos. Su ademán es vagamente amargo y sus conferencias son más caras.
3. Maestros efímeros o venidos a menos. Oldies. Esta posición la adquieren los dos grados anteriores cuando su docrina ha pasado de moda o la justicia les descubre algún pufo raro. Están sumidos en una constante autojustificación. O el mundo aún no estaba preparado o son víctimas de una conspiración mundial de la que ellos son víctimas propiciatorias. Pero nadie les cree. Ni ellos tampoco se lo creen.
4. Maestros vergonzantes. Estos tienen algunos discípulos que le llaman maestro a él, pero él, como maestro suyo, les dice que no es un maestro, aunque por dentro le gusta que le llamen maestro e incluso le gustaría tener algunos discípulos más que le llamaran maestro para poder responderles, a su vez, que él no es un maestro. Su doctrina depende del libro que hayan leído y malinterpretado.
5. Petit maitres (leer petimetres). Son maestrillos de ámbito local o virtual, a los que uno puede imaginar en calzoncillos. No tienen glamour ni sus discípulos tampoco. Su doctrina dependerá de la pregunta que se les formule y de su capacidad para improvisar algo en ese momento: por obtuso que sea será menos obtuso de lo que es quien le pregunta. Quilates: cero quilates.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s