Seminario: sobre los iconos

Un día de estos pienso impartir un seminario breve para que los amadores del Arte Áureo aprendan unas cosas muy serias sobre los Iconos, cosas que hasta el momento no se han dicho en parte alguna porque se aprenden en la Academia Celeste. No obstante, para acceder a este seminario impondré un filtro férreo, porque su contenido concierne a los más sagrados misterios del Arte y de la Fe. Únicamente Richeutz conoce estos arcanos porque yo se los he contado. Dicho queda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

6 comentarios el “Seminario: sobre los iconos

  1. Ateneo dice:

    Los ejemplos iconográficos que ha colocado vuesa merced aquí arriba me han producido gran alegría acompañada de un anhelo en igual proporción.
    Vuesa oferta oída queda.

  2. Andrei dice:

    Aviso para navegantes: Un exabrupto a modo de prueba de acceso. Retos personales para mañanas dibujadas con neblinoso inmaterial. ¿Procedo? Sin duda. Allá vamos.

    El hombre como ‘eikon’, siente la necesidad dialéctica de cerrar el círculo ‘Arribajarriba’. Cuestión de semejanza y albedrío. Pero el círculo, olvidamos para recordar después (respiración), está ya dispuesto.

    Los ‘eikon’ de esta forma, son una excelente operativa para acceder a la geometría efectiva (que tendría mas que ver con el carácter desgarrador y arrebatante de la matemática) y real (con la amplia acepción de esta palabra) del círculo.

    Y es que, desde este humilde entender, no es lo mismo una V que una S. En medio queda una integral, dos letras, infinitos cambios de polaridad y algún término que la educación requiere.

    El lenguaje es una matemática liberada y trascendida. El ‘eikon’ es un protolenguaje del ansiado fuego.

    ¡Salud!

  3. A Ateneo: si se verifica tu desplazamiento y dispones de un día entero, aprenderás algo inaudito e inopinado, que resolverá el nudo gordiano de tu Obra. Hablaremos de ello.
    A Andrei: de exhabrupto, nada: tus consideraciones son muy cabales y revelan un espíritu muy fino porque, en efecto, el principio primero de lo que se explicará está en Gn. 1, 26 donde dice: “Kai Eipen o Theos poiesomen anthropon kata eikona emeteran kai kata omoiosin kai arketosan...” La exégesis subsiguiente es materia del lenguaje que instruye, pero además existe una invitación a hacer: “poiesomen” (hagamos) que, como su propio nombre indica, es un principio de acción poética (esto es, de poiesis); pero la poesía veraz tiene geometría, número, proporción, medida, peso, tempo y otras exigencias que vienen referidas a la eficacia que se espera de la Obra de Materia. Por eso, es factible interpretar ese “hagamos al hombre” como un “poeticemos al hombre“. En Dios, hacer y poetizar son un acto único y puro.
    Pero la explicación de estas cosas únicamente ocupa la primera media hora del seminario, cuyo objeto último consiste en que el seminarista pueda, con la ayuda de Dios, poner manos a la Obra.
    Podría explicarlo mejor, pero no lo haré para no eclipsar tus felices y meritorias intuiciones. ¡Salud!

  4. Andrei dice:

    Explique, explique usted, estimado anfitrión.

    Que los expliques y los eclipses nos dan muestra fehaciente de que en toda vida hay sombras porque hay luz.

    Y sino, seminarice pronto… O mejor, no se quede a medias y échele una nariz entera al asunto, que corra el súlfur,y Marte y Venus alcanan un matrimonio respiratorio, para que esos cirujanos no pongan cláusula alguna. ¡Leguleyos medas!

    Uy, empiezo a despotricar.
    Sagrada Locura… vámonos.

    Qué bien lo paso en su blog, Sr.Cosmógono.
    Qué gran manto agujereado de estrellas.

  5. richeutz dice:

    Item digno de encomio: “el lenguaje es una matemática liberada y trascendida”.

    La escala o progresión en el orden matemático es como sigue: punto-línea-plano-figura, progresión que toma como eikon la unidad, id est: los números surgen de la unidad con aspiración a la unidad, siendo el “Todo” “Uno” por aspiración extrínseca e inspiracion intrínseca.

    El lenguaje (figurativo en el caso que nos ocupa) se libera del número y lo trasciende para aspirar de nuevo a él, según la progresión figura-plano-línea-punto, procediendo por aspiración libre y voluntaria e inspiración redimida de acuerdo a la unidad poética, que atiende al número y la proporción y, por ende, a la medida, al peso, al tempo, a la armonía y a la concordia.

  6. En efecto, lo que dice Richeutz se atiene al cánon filosófico que es propedéutico a la elaboración de iconos con virtud perfecta. Quede dicho. Pero téngase presente, además, que el tal seminario orbita alrededor del dibujo y la pintura de las divinas figuras, con objeto de que (después de ser bendecidas) sean aptas para recibir el culto de los fieles y que esto exige una técnica factual que obliga a administrar la Materia de cierta manera secretísima, siendo eso lo que se enseñará en este seminario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s