El derrotero personal

(Derrotero para el primer semestre del 2011)

La mayoría de personas creen que se vive porque sí, porque se ha nacido y que la cuestión estriba en improvisar los días según vayan surgiendo. No es extraño, pues, que vivamos todos sumidos en un cataclismo diario marcado por la deriva en todos los órdenes. Lo pertinente es que todos y cada uno de nosotros sigamos una derrota (cito: “En náutica, la derrota es el trayecto que recorre una embarcación desde un punto “A” hasta otro punto “B”. En la Carta náutica se traza la ruta que se intenta seguir; la derrota es el trayecto que en realidad se sigue, debido a corrientes, vientos, errores instrumentales, etc. A consecuencia de ello se realizan modificaciones en el rumbo de la nave.”

Por tanto, toda persona cabal debiera tener su Carta de Navegación Personal con el derrotero -o rumbo-, para logizar su vida, y esta Carta se intentará seguir a pies juntillas de acuerdo al bien, a la voluntad, a la necesidad, a la razón y a la vocación de cada cual. Los que me conocen saben que más o menos por Diciembre, ya voy preparando la campaña (o derrotero) para el año entrante. Esta costumbre es idónea para mantener el espíritu sano, en perfecto estado de revista y apartado de los sinsabores y penas que procura ir por la vida a la deriva.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

2 comentarios el “El derrotero personal

  1. Andrei dice:

    Aunque siempre ha ensombrecido los que yo consideré mis mejores ánimos, depositar confianza alguna en agendas y haciendas, me parece magnífica la idea de navegar la propia vida con este timón de papel.

    Al fin y al cabo, allá afuera
    un mar de mares y un mar.

    Que Eolo acompañe tu travesía, amigo Cosmógono.
    Y hacia el Cielo!

  2. Una interesante cuestión: confieso que en mi vida he sido capaz de llevar una agenda al día, ni tan solo la de mi propia consulta…
    Sin embargo, y en honor a la verdad, cabe decir que este modelo “agendario” que consta ad supra, es la versión profana de mi derrotero personal, que está trazado sobre los 360º de un círculo dividido a su vez en 2 secciones de 180º cada una, que coinciden con las festividades de Jano, de 3 secciones de 120º cada una que trigonometrizan mi navegación anual, de 4 secciones de 90º que me indican los puntos cardinales y el principio de las estaciones y de 12 secciones de 30º cada una que me indican los cuadrantes y los vientos predominantes.
    No descarto pictografiar mi puente de mando para dar constancia de la complejidad de algo (navegar la vida civil) que aquí he resumido de forma funcional para intuición de terceros.
    Estas cosas están explicadas en mi “Descubrimiento de las espirituales Indias”, manual cristobálico-colónico pensado para que los navegadores lleguen a buen puerto en esta vida sublunar.
    Por lo demás, hago mío tu deseo, invocando al Crónida para que tu navegación esté llena de venturas y a-venturas.
    Y hacia el Cielo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s