Nuevamente el cronocrátor

Esta noche, los demoníacos cronocrátores han vuelto a celebrar su aquelarre semestral con el siniestro rito del cambio horario. Esto me pone furioso. No es concebible tanta idiotez. Sea el horario de verano la barra superior y sea el horario de invierno la barra inferior. Me dirán que desplazando el cuadro amarillo (luz artificial) de una punta a la otra de la barra cambia algo, aparte de los ciclos naturales que rigen nuestra salud, perjudicándola ostensiblemente?

Y puestos a jugar con el tiempo, que jueguen también con el espacio: propongo que durante los meses de verano un kilometro sea igual a 900 metros y que durante los meses de invierno sea igual a 1.100 metros. Así, las personas ahorraremos mucho en gasolina y transportes dado que, durante el verano -que es cuando la gente se desplaza más-, las ciudades estarán más cerca unas de otras y llegaremos antes; en cambio, en invierno, al estar más lejos, nos lo pensaremos dos veces antes de coger el coche, para no gastar tanto. Esta idea se la ofrezco gratis a los grandes cerebros de nuestro siglo. De nada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s