Yo, explorador y naturalista

Hata el día de hoy, un servidor ha hecho gala (triste gala, cabe decir) de una pose militar, congruente con su pasado, pero habida cuenta de mi edad -un tanto provecta ya- y ante el escaso interés que a estas alturas me procura ser un mercenario (soldier of fortune), he decidido dirigir mis pasos hacia el naturalismo y la exploración más bien darwiniana. No se hable más del asunto. A tal efecto ya he encargado un salacot y todo lo que es necesario al menester que me propongo, más próximo a la lupa que a otros artefactos más dolosos. Así son las cosas y las doy por buenas. De modo que bienvenida sea la entomología, la mineralogía y el descubrimiento de especies inéditas. Creo que esta decisión es sabia y me procurará placeres más tranquilos, ahora que estoy cruzando el ecuador vital de mis días. Quede dicho. Se documentará el hecho con prontitud. Esta decisión es inapelable. Voy a seguir los pasos de Plinio el viejo, de Lamarck, de Linneo, de Humboldt, de Bougainville y de Richard Evans Schultes. No hay más cera que la que arde y posiblemente empiece con los helechos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s