Big-bang mohoso

Ad supra, una imagen inédita del big-bang en el seno de una chíndria. Se pueden apreciar con claridad las nubes de moho espongiforme del género penicillium, constelándose y expandiéndose sobre la materia primordial (en rojo).

En su momento tuve la suerte de conocer un alquimista que, buscando la materia primera de la Obra y devanándose los sesos durante años sobre cuál sería ese secreto arcano sin el cual no se puede hacer la Gran Obra, llegó a la conclusión de que tal materia prima no podría ser sino la chíndria. Fue su Eureka. Así, trabajando fanáticamente sobre esta humilde cucurbitácea llegó a conseguir -no el oro filosófico que esperaba-, sino una cepa de penicilina que unos laboratorios farmacéuticos le compraron a precio de oro filosófico. Esto es verídico. Y mientras los alquimistas que otrora se burlaban de él viven hoy en la mugre, inhalando tósigos metálicos, nuestro caballero nada en la abundancia y en la felicidad. Me alegro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

3 comentarios el “Big-bang mohoso

  1. kapellmeistershimmel dice:

    ¿Tiene esto algo que ver con albedo y nigredo?. Unos mohos son negros y otros blancos. Alguno que está gris.

    Se lo agradece de antemano, su servidor

    KM.

  2. Le informo. En este caso, el proceso se ha dado de forma singular: la secuencia nigredo, albedo y rubedo (que es la canónica) no se ha verificado estrictamente; los pequeños cúmulos iniciales (de coloración verde tímido) han evolucionado hacia nebulosas blancas virando a un gris marengo. In principio, todo era muy elegante y con cierta clase, pero por efectos de la entropía, el conjunto ha adquirido un cromatismo simplemente deleznable, ígnaro. El experimento, por ahora, no puede merecer otro calificativo que no sea el de bochornoso.
    Por lo demás, le recuerdo que tenemos pendientes varios almuerzos de trabajo, relativos a nuestros negocios compartidos: nautica, música, submarinos alemanes de la segunda guerra mundial, teología, Chesterton, arquería medieval, dermatología y foot-ball, por citar algunos de ellos.
    Con afecto, siempre suyo,
    Renard

  3. kapellmeistershimmel dice:

    Querido Renard,

    Te quedo muy agradecido por la explicación. Veo que se trata de un cromatismo entrópico. Lo voy a reflexionar, y es posible que figure en el orden del día de nuestro próximo despacho de gambas a la plancha.

    Reciba un ósculo de quien se declara su servidor,

    KM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s