El rey de la Habana

Que las metamorfosis suceden, ya lo cantó Ovidio y eventualmente yo mismo las experimento, como lo demuestra el inmediato anterior pictograma; el evento aconteció mientras estaba reclinado tranquilamente en mi diván, degustando la lectura de W.B. Yeats. Y cuando llegué al verso donde declara:

I am content to follow to its source
Every event in action or in thought;
Measure the lot; forgive myself the lot!
When such as I cast out remorse
So great a sweetness flows into the breast
we must laugh and we must sing,
We are blest by everything,
Everything we look upon is blest

sentí una fuerte conmoción interior, fuí corriendo al espejo y descubrí, con enorme estupor, que me había convertido en un gitano llamado “el rey de la Habana“. Pasados los primeros momentos de pánico, tomé mi elixir, intenté relajarme y en cuestión de un par de horas ya volvía a ser el de siempre. Menos mal. Esto ya me ha pasado otras veces, pero quieras que no, no termino de acostumbrarme.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Un comentario el “El rey de la Habana

  1. richeutz dice:

    Aoplé sina adojao ta sar zardoquí, or caló, encamelando!

    (Adjunto traducción para los que no anden duchos en lengua caló: Ahí está adornado y con donaire, el gitano, enamorando!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s