Deberes pendientes

Estos dos últimos meses han sido un escándalo en lo que concierne a deberes y aunque pueda alegar atenuantes, no procede: sencillamente no he cumplido con ningún deber, salvo el deber de ser yo mismo. Por tanto, y públicamente, me declaro afligido, consternado y avergonzado hasta la extenuación por esta indolencia más propia de un Diógenes de Sínope que de un pulcro polígrafo florentino, que es lo que soy. No pido perdón a nadie porque estas cosas son imperdonables. En su lugar, me comprometo a cumplir con los deberes pendientes que en otro lugar se contienen. Y si no cumplo, que una joven vestal me azote en la espalda con un junquillo: 50 veces!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s