Aus vollreifen Früchten gebrannter Mirabell

(El mirabelle de santidad, el vaso venenoso, la égida y el babuino profético)

Por obra y arte de mi amadísima Claudia Germánica (de quien algún día hablaré si me place), he recibido este divino liquor hecho con ciruelitas mirabolanas. Desde siempre he sentido devoción por su fragancia. Pero la cosa no queda aquí, señores: Claudia Germánica ha adquirido esta botella (preciosamente decorada y lacrada, de la prestigiosa casa Schladerer -seit 1844-) en la Fauststadt -Staufen im Breisgau-. Para los que no lo sepan diré: es el pueblo donde vivió y murió el doctor Fausto. Presa de un frenesí cosmogónico, he tomado mi vaso venenoso (que libera oro, mercurio y arsénico en contacto con el alcohol) y he tomado un sorbo mirabolánico que me ha colmado de felicidad y me ha hecho recitar en voz alta, el siguiente pasaje de Goethe:

Pero, ¿por qué se fija mi vista en aquel punto? ¿Es ese frasco un imán para los ojos? ¿Por qué, de pronto, todo se vuelve dulce claridad para mí, como si en el bosque de la noche me iluminara el fulgor de la luna?

Te saludo, redoma singular, que ahora, con respeto cojo de tu estante. En ti venero el ingenio y la habilidad del hombre. Tú, síntesis de todos los propicios jugos que adormecen, tú, extracto de sutil fuerza mortal, ¡concédele tus favores a tu dueño! Te miro y el dolor queda paliado; te tomo y se moderan mis ansias, la marea del alma va bajando más y más. Soy transportado hacia alta mar, el espejo del agua brilla a mis pies: un nuevo día llama a orillas nuevas.

Un carro de fuego vuela en leve vaivén y se me acerca. Estoy dispuesto a cruzar por nuevas sendas y llegar a nue­vas esferas de actividad pura
. ¿Vas a merecer tú, que aún eres un gusano, esta alta vida, este placer de dioses? ¡Sí, sólo consiste en volverle decidido la espalda al dulce sol de esta tierra! Prepárate a forzar las puertas ante las que todos quieren pasar de largo. Ya es hora de demostrar mediante hechos que la dignidad del hombre no cede ante la grandeza de los dioses; que no siente temor cuando se encuentra ante esa oscura sima en la que la fantasía se condena a su propio tormento; que no elude adentrarse por ese estrecho pasaje, alrededor de cuya abertura arde en llamas el infierno entero; que puede, resuelto, deci­dirse a dar ese paso, aun a riesgo de convertirse en nada.

Baja pues, recipiente límpido, recipiente de cristal. Sal de tu viejo estuche, en el que no he pensado durante mu­chos años. En las fiestas paternas relucías y alegrabas a los graves invitados cuando pasabas de mano en mano. Era obligación del que bebía explicar el rico lujo y arte de tus relieves y vaciarte de un trago. Esto me recuerda a mu­chas noches de mi juventud. En esta ocasión no tengo que pasarte a mi vecino, ni he de mostrar mi ingenio al ver tus adornos; aquí hay un jugo que produce una rápida em­briaguez y que, con oscuro fluir, colmará mi vaciedad. Sea este el último trago que prepare y elija. Lo dedico, con toda mi alma, como saludo festivo y solemne, a la mañana” (Faustus dixit)

Realmente, soy el tipo con más suerte que conozco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Un comentario el “Aus vollreifen Früchten gebrannter Mirabell

  1. De la noticia que acompaña a tan egregio regalo, provinente, como no, de Claudia Germánica:

    El nombre del licor es Mirabellenschnaps – que diríamos los alemanes y que sería el aguardiente de mirabelle (ciruela amarilla o en latín prunus domestica var. Syriaca). El nombre del pueblo donde se fabrica es Staufen im Breisgau. (Y la ciudad se nombra “Fauststadt” (sería “ciudad de Fausto”)
    Te traduzco lo que expone la página de Staufen:
    “El habitante más famoso de Staufen ha sido Johann Georg Faust. Aquel legendario alquimista y mago, que murío allí hace unos 500 años. Aquel Doctor Faust de la literatura mundial, que es -desde Goethe– la encarnación del humano buscando los conocimientos más profundas.
    De la vida de esté histórico idealista sólo existen pocos testimonios y documentos. En total son nueve. Según éstos se perciben los rasgos de un hombre que debía haber causado mucha impresión entre sus contemporáneos. No sólo la gente sencilla confiaba en su poder mágico y sus hechizos. También Luther o Melanchthon -príncipes espirituales y mundanos– y los grandes de aquel tiempo se veían obligados a enfrentarse a este multifacético maestro (Magister). Fue consultado en su funciones de curandero y vidente, de alquimista y astrólogo, pero muy poco sociable.
    Se supone que el castillano Anton de Staufen, contrató a Faust para que fabricara oro, dado que las minas de plata en la valle cercana de Münster, que suponían la fuente principal de los ingresos del barón se estaban agotando. Alrededor del año 1540 Faust murío en su habitación en la posada “Löwen” (=leon) de una manera espectacular, supuestamente en una explosión química.
    Hoy día se puede leer en la fachada de la posada “Löwen” : “…hay la leyenda que el diablo supremo, uno que Mephistophiles en su vida sólo llamaba su cuñado, le ha roto la nuca después de que haya vencido el pacto de los 24 años y ha entregado a esa pobre alma a la condenación perpetua”. De la crónica de Zimmer, siglo 16
    .

    Esta es mi chica. Perfectamente extasiado, perfectamente envenenado de tanta poesía, brindo en honor de las cosas buenas de la vida y paladeo un sorbo del fáustico liquor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s