Petit moment…

Hombre, por favor, después de estar todo el día medicinando, cosmogonizando y teologizando, no me priven ahora de un dry martini bien fresquito, mientras contemplo la puesta de Sol (a pesar de que las puestas de Sol, por lo general, me provocan náuseas espirituales). Este pequeño momento no se le puede negar a nadie…

Si alguien, para agasajarme algún día, me quiere ofrecer uno, le daré los datos de rigor de la bala de plata según mi gusto: agitado, pero no revuelto, en proporción de 3/1 en la ratio Bombay Sapphire – Martini extra dry; si puede ser, la coctelera enfriada previamente con hielo de nieve y para culminar, dos olivas rellenas de hueso ensartadas en una ramita de romero en flor. Yo quedaría muy agradecido, de veras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s