El martirio del hemipianista

Aquí, el Cosmógono, sometido al martirio del hemipianista, a efectos de interpretar con absoluta impecabilidad, el piano a una sola mano. Es de notar la gran tortura que supone, pues todo intento para liberar la mano siniestra, supondría una muerte miserable, por estrangulación. Pero las cosas son así, señoras y señores: toda ventaja en esta vida supone un riesgo. Y yo quiero que mi maestro pianopédico esté satisfecho conmigo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s