Accesorio alquímico esencial

porron

Sí señor: este es un accesorio alquímico esencial que no ha de faltar en ningún laboratorio como Dios manda. Cuando está lleno de un buen tinto, propicia grandes inspiraciones y cuando está vacío, lo usamos para llevar a la práctica las inspiraciones habidas, por vía de destilación de materias singulares. Cuando está lleno, le llamamos porrón, pero cuando está vacio, dispuesto sobre un athanor canónico, recibe el nombre de Pelícano del Arte, Montera del Horno, Unicornio, Cornüe, cigüeña filosófica, picuda, etc. Si estas cosas se han de comprar a una compañía de efectos químicos, son carísimas, pero si las compramos en una tienda de barrio, valen dos reales. Así, por un lado podemos beber el vino y por el otro, preparar el espíritu de vino, o eau-de-vie, que tan necesario resulta para preparar medicinas supranaturales. Y si no, vean, vean…

montera

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

3 comentarios el “Accesorio alquímico esencial

  1. Ateneo dice:

    Tengo una duda. Si el porrón debe estar previamente lleno uno debe proceder a vaciarlo de su contenido espirituoso, por lo que ¿estará posteriormente el operador en condiciones impecables para poder ubicar el aparato en el sitio correcto y en la posición idónea?

    Denos una respuesta a tan enorme dilema.

  2. No temas por eso, mi querido amigo, pues según reza el refrán carolingio: “qui beu en porró, beu menys i beu millor” (quien bebe en porrón, bebe menos y bebe mejor), de manera que es difícil ser víctima de enormes melopeas si es por vía de alzar nuestra báquica cucúrbita.
    Por ende, ¿quién no ha deseado -incluso con enorme afán- beber del vino que viene de arriba, manando del celeste porrón, el único capaz de provocar deliquios místicos:

    Mi norma es beber vino y así vivir alegre;
    mi religión no incluye blasfemia ni oración;
    a la novia del mundo pregunté por su dote
    y me dijo: -Es mi dote tu alegre corazón

    Omar Khayyam

    Por eso, y por otras muchas razones, entiendo que la única posibilidad de colocar bien el porrón filosófico consiste y estriba en haberlo escanciado previamente con la actitud adecuada y que la operación salga a la buena de Dios, que es la única buena. De esto se seguirá hablando si procede.
    Un fraternal abrazo.

  3. Ateneo dice:

    Había olvidado ese Elogio tan hermoso, pero, sí, ese vino escanciado de esa manera siempre satisface y otorga esa noble dote que esperamos recibir en buen momento aunque tengamos que escanciar cucúrbita tras cucúrbita.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s