Amor mineral

macla

Es labor de todo buen cosmógono escrutar los hechos naturales a fin de extraer de ellos una enseñanza físico-moral de calidad. Todo fenómeno, por nimio que sea, responde a un imperativo universal que lo posibilita. Existe porque Dieu le veut. A nosotros corresponde interrogar esa voluntad o, en su caso, admirarla con extasiado arrobo hilozoista.
Un ejemplo de lo anterior lo hallamos en el pictograma ad supra: un apasionado y feroz acto de amor mineral entre piritas. Soy consciente de que la imagen roza la obscenidad, pero nosotros somos científicos y debemos estudiar con ojos desapasionados, desde la metamatemática pura, estas manifestaciones salvajes de etología subterránea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s