De la astrología

Al socaire de la anterior noticia, aprovecho para colgar aquí la verdadera carta astral -en blanco por supuesto-, para que de una vez y por todas, todo el mundo pueda tener claro cuál es su verdadero signo zodiacal, según la verdadera astronomía, que es la que es y no otra. Se ha tenido en cuenta la precesión de equinoccios, la auténtica medida en grados de las constelaciones que interesan a la eclíptica y la incorporación del signo de Ofiucus. A los astrólogos tengo que darles, además, una mala noticia: Hammurabi ha muerto. Lo siento mucho.

astrol

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

3 comentarios el “De la astrología

  1. Ignasi Perelada dice:

    Apreciado Maestro, el tema de la astrología me tiene desconcentrado. Advierto desde Tolomeo a Parasara doce signos y doce casas, en principio todas ellas proporcionales. No obstante, bien sabemos que las constelaciones no lo son. Lo mismo sobre el grado cero: ¿Hay que atender al punto vernal o a un asterismo en concreto? Ruego reciba mi más sincero respeto y admiración.

  2. Mi estimado amigo Ignasi,
    planteas un tema interesante y de hondo calado: que los signos sean proporcionales, parece aceptable si partimos de un sistema referencial basado en los grados de una circunferencia (360) divididos por 12 constelaciones, para llegar a 30º por signo, divisible a su vez en 3 decanatos de 10º. Esto es lo tradicional, pero también sabemos que estos 360º no corresponden a los 365 días del año; esos 5 días que “sobraban” estaban consagrados a los Epagómenos y estaban fuera de calendario, es decir: eran 5 días no-cronológicos.
    Sobre el grado cero o punto vernal, no corresponde hoy por hoy al punto Aries, sino que recae en punto Piscis, en razón del desplazamiento de equinoccios.
    En materia de signos, siempre hubo acuerdo más o menos universal. No obstante, como sabrás, esto no es predicable del sistema de casas, que experimentó variaciones sin que jamás se llegara a un acuerdo universal y tácito, ni tan sólo hoy: por eso existen las proyecciones de Plácidus, las de Regiomontanus, las de Porfirio o el sistema de casas iguales, entre otros métodos.
    Pero hay más: por ejemplo, un tema mal resuelto y poco estudiado: el de las estrellas fijas, que tanto interesó a los árabes y al propio Ptolomeo: si ha habido desplazamiento de signos, la gradación y posición de estas estrellas (para mí, esenciales) también ha de ser revisada, pues ya no corresponde a la que fue descrita hace siglos. Y sigo: la nula importancia que se otorga a los cometas, acaso una de las apariciones más llamativas provinentes del cielo profundo, no veo yo que se les otorgue mayor importancia por parte de la astrología al uso, siendo como son, cuerpos extraordinarios. Y ¿Qué hacemos ahora con Plutón, descartado como planeta? ¿O el papel de Ceres, en el cinturón de asteroides, pero con la suficiente entidad como para ser considerado un planeta menor no transaturniano? ¿Qué decir de Lilith -la luna negra-, cuya existencia ha sido definitivamente descartada? Todo está por hacer y por revisar, amigo Ignasi.
    En suma y a mi juicio, no es sabio quien simplemente sigue, acríticamente, la Tradición recibida si es a costa de sostenerla con sofismas y truculencias farisaicas, sino aquel que, intuyendo la influencia del cielo sobre las cosas sublunares, tiene el valor de estudiarla sobre fundamentos ciertos que concuerden con la verdad probada.
    Estos individuos que no temen revolucionar los estamentos vetustos y anacrónicos, que abogan por la renovación del conocimiento sustituyendo las vigas carcomidas por vigas nuevas y robustas, merecen toda mi admiración y apoyo incondicional y, posiblemente, ciertamente, demuestran ser más astrólogos (pues de eso hemos venido a tratar) que esos otros que miran la tabla de logaritmos para ser exactísimos, que exigen la hora exacta del natalicio porque incluso un minuto es importante al trazar el tema, y luego prescinden de la desviación correspondiente a ¡un mes! con argumentos febles e insostenibles.
    Si te atreves, Ignasi, a esta revolución a la que te invito, cuenta conmigo y con mi modesta aportación. Un abrazo fraternal y afectuoso!

  3. Ignasi Perelada dice:

    Ciertamente y sin duda alguna tenéis razón. Gracias por mantener abierta vuestra Aula Hermética.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s