Prosigamos

Entre mis quehaceres vacacionales voy a incluir un minucioso estudio sobre la anatomía de la idea. Voy a demostrar su morfología geométrica en constante crecimiento dada la naturaleza anímica o seminal del número que da consistencia al eidos. Estableceré una clasificación categórica de los términos y mostraré de qué modo se enlazan entre sí según afinidad.

De esta manera podremos ser poseedores de un sistema que nos permita descifrar la verdad o falsedad de todo argumento, ya pertenezca al ámbito de la filosofía, de la teología, de la medicina o de la política. Como afirmaban los post-pitagoricos los números no pueden retroceder más allá de la mónada, pero afirmamos nosotros que la mónada, en tanto que entidad seminal que da consistencia -inteligibilidad- a la realidad corpórea, tampoco permanece en su stasis primigenia, sino que sigue un proceso de crecimiento teleológico. Que no es poco.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s