Mi ateuchus sacer

khepri

Ayer, a la hora del café, tuve el inmenso placer de recibir la visita de un escarabajo sagrado, llamado popularmente ateuchus sacer. Los antiguos egipcios le tenían en gran estima y veneración, y le llamaban Khepra (el autogenerado). Los hispanos le llaman escarabajo pelotero. En cualquier caso, fue muy bien recibido por mi parte. Después de documentarlo como se debe, le dejé sobre unos musguitos frescos porque parecía estar algo cansado. Luego ya se marchó a sus labores, que consisten en recibir la bola solar en occidente, y llevarla rodando durante toda la noche hasta su lugar natural, que es el Oriente. Gracias a esta callada labor (muy mal pagada, por cierto), el Sol puede amanecer cada mañana. Los egipcios entendían que este escarabajo era muy sagrado y matar a uno podía comportar la pena de muerte. Estoy de acuerdo. Además era un signo de resurrección y de triunfo sobre las tinieblas. Por esa razón, todos los que van a Egipto aún hoy, traen de recuerdo un escarabajo amulético, o escarabeo.

La hoplia caerulea del otro día (de frívolos atuendos) y el ateuchus sacer de hoy (con su sotana negra exoesquelética), me hacen pensar seriamente en la entomología cosmogónica, a la que tal vez deba dedicar más tiempo. En cualquier caso, la noticia la entiendo como pronóstico de algo feliz y venturoso.

ob(Dentro de esta perfecta esfera de estiércol, se oculta la simiente del Sol)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

5 comentarios el “Mi ateuchus sacer

  1. El Capitán dice:

    En Japón estas criaturas son muy veneradas, se las llama kabuto y son protagonistas de series de TV, y batallas a muerte (con merchandising incluído).

  2. De esto me has de hablar, Virrey de Cipango. Tenemos pendientes varios asuntos y no los quiero demorar ya más: la tierra radioactiva de Nagasaki, la bandera prohibida, los Kabutos y demás cuestiones. Te insto a tomar cartas en el asunto para que se pueda formalizar tu nombramiento. No fotem. Llama a Richeutz urgentemente.

  3. El Capitán dice:

    Está usted en lo cierto, esto no admite más demora ya. Mañana mismo hago la llamada del ahorro… digo la llamada a Richeutz, que voy a estar varios días trabajando desde casa, y por lo tanto un encuentro es más que factible, es un hecho, futuro, pero hecho. ¡Hasta pronto!

  4. El Capitán dice:

    Parece ser que la vía telefónica está resultando infructuosa. Como le decía, a lo largo de esta semana estaré disponible. ¿De qué forma puedo contactar con vos para estos menesteres?

    En todo caso, mi email público es el siguiente: larcadiadurias@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s