El mantón de cosmogonizar

oratio(Un servidor orando piadosamente al atardecer)

Todo buen cosmógono, como filósofo que es, ha de poseer un mantón de cosmogonizar. Que sea grueso, que esté elaborado en tejido noble y teñido con productos naturales, de preferencia, el granate o el púrpura, que son colores gratos a la divinidad. Por supuesto ha de tener las medidas adecuadas, pues ha de valer ya sea como toga de circunstancias, ya sea como manta que nos resguarda del frío de la noche secular.

Aunque no es preceptivo, sirve para cubrirse la cabeza durante la oración en señal de piedad, para ser besado en su orla por terceros cuando nos piden favores, como signo exterior de que no queremos ser molestados, para hacer sombra durante el estío, para meditar cuando no llevamos la paenula y como distintivo evidente de nuestro oficio. Suele acompañarse de un cíngulo sobre el que ya hablaré en su debido momento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s