Teoría de la relatividad

Cuando soplan los Bóreas con la furia que están soplando hoy, apetece coger una buena lectura, ponerse delante de la chimenea y empezar a leer, mientras las copas de los chopos, cimbreándose, hacen silbar los vientos. A la segunda página, las letras empiezan, también, a cimbrearse en sus páginas y termina uno, dormido, arrullando un volumen en el pecho, como si fuera un bebé. Pero la idea era buena. Propongo hacer el experimento con un tratado como el que sigue, que ya tardaba en ocupar su lugar natural aquí.

albert-einstein-sobre-la-teoria-de-la-relatividad

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s