El armario de cosmogonizar

taracea

Todo cosmógono de bien ha de estar en posesión de un armario perfectamente adecuado y exclusivo para guardar los enseres de su oficio, donde se incluyen libros de segunda necesidad, papeles, cantáridas, inciensos africanos, un catalejo, sólidos platónicos, la boina, sustancias indeterminadas (apeiron), peceras y demás artilugios heteróclitos. Yo poseo un armario del siglo XVII, que es la alegría de mis ojos y provoca estupor a quienes lo observan. Originalmente, las armas -de las que ya hemos hablado- se guardaban en este mueble, pero más adelante se descubrió que un armario podía servir para guardar otras cosas. Esto fue un gran avance social. Los armarios empotrados no sirven.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s