Proyectil de carga no-letal

Siempre preocupado por el bien de la humanidad, estoy diseñando un prototipo de munición de combate, que sea neutralizante pero no letal. Añado aquí el primer prototipo, consistente en un proyectil de calibre 5.56, con camisa de glucosa cristalizada (CGC), carga neurotóxica y vaina convencional:

bala

Estoy investigando en una glucosa, de tipo cristal de polisacárido, con capacidad perforante, pero rápidamente hidrosoluble. Al disolverse liberaría dentro del organismo la carga neurotóxica (en fase de estudio). Esto evitaría los daños provinentes de la metralla metálica, pues el proyectil quedaría disuelto en cuestión de segundos dentro del organismo. Provisionalmente, la vaina explosiva es la convencional, pero estoy estudiando un material nuevo que aligere el peso total del proyectil a un tercio cuanto menos del actual, toda vez que no contendría metal en ninguna de sus partes. Esto permitiría al soldado llevar más munición con menor esfuerzo. Naturalmente, la carga de neurotoxina ha de poseer antídoto, porque de otro modo el invento no vendría a cuento: aquí la intención es evitar muertos a costa de ganar prisioneros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Apuntes.

16 comentarios el “Proyectil de carga no-letal

  1. Bertoldo el Negro dice:

    Varios apuntes para meditar sobre el uso de ese proyectil tal cual lo diseñas, entendiendo que aun es provisional. La idea es buena; veo los siguientes puntos inquietantes:
    si el proyectil está preparado para “disolverse en segundos” dentro del cuerpo del soldado a neutralizar, esta munición sería entonces extremadamente sensible a la humedad y habría que dotar su almacenamiento de condiciones especiales de conservación; sería imposible, por ej. de usar en momentos lluviosos o húmedos, a no ser que se le recubriera de una sustancia hidrófuga o antihigroscópica de calidad.
    Más: aun estando la glucosa del proyectil muy fría antes de ser sometida al rozamiento de sus paredes exteriores por efecto de la fricción de las estrías del ánima del cañón, cuando se inicie este recorrido de rozamiento tras el disparo, lo más probable es que la glucosa se funda en el camino o incluso se pulverice. Tal como es el ánima estriada de los fusiles, sería muy dificil compatibilizar un proyectil de glucosa cristalizada, osea, con las paredes de rozamiento hecha de glucosa cristalizada. Y digo paredes porque podría solucionarse la dificultad con el empleo de una camisa autodestruible que enfundara al proyectil de glucosa y que estuviera estudiada la caracterítica de su comportamiento solo para atravesar integra el recorrido de rozamiento interior del cañón, destruyéndose después apenas haya salido de la boca del mismo, preservando así durante el recorrido peligroso del ánima, el nucleo interior más delicado de glucosa: sería, digamos, un “excipiente” balístico, o, en otras palabras, “el vaso destinado a desaparecer”. La protección misma antihumedad antes citada, podría “matar dos pájaros de un tiro” y ser esa camisa “martir” autodestruible. Sin embargo, el problema de la temperatura adquirida tras recorrer friccionando el proyectil, sea cual fuere este, las estrías del ánima, no se resuelve con esta protección; por tanto sería casi imposible tras el disparo y consecutivo rozamiento de estrías, evitar una transmisión de calor a la glucosa. En caso de usar un cañón de ánima lisa la cosa cambia en todos los sentidos: menos temperatura de fricción pero menos alcance, precisión y sobre todo penetración del proyectil. Incluso si se dispara un proyectil de glucosa con diferentes ánimas, este puede romperse antes de penetrar en el cuerpo, a no ser que venga precedida la parte más aguda y delantera, por una punta que favorezca la penetración; pero esto constituiría ya para el cuerpo del oponente, una metralla indeseable. También la rotura de este proyectil puede producirse casi con toda probabilidad por la detonación de la vaina, es decir, el disparo, ya que la zona crítica del agarre del proyectil a la vaina no lo constituyen materiales capaces de soportar con igualdad, grandes presiones iguales; la tenacidad del latón de la vaina es muy superior a la fragilidad de la glucosa cristalizada; en estas condiciones el proyectil se rompería en el disparo, dentro de la recámara, apenas antes de iniciar intacto, el recorrido del ánima.

    La cuestión del peso: “aligerar un tercio del peso del proyectil actual”. Hablas seguramente del 5,56 NATO.
    Aligerar el peso del proyectil por sustitución de otros materiales para no usar metal.
    Sin un peso adecuado, sea con el material que sea, el proyectil no alcanzaría velocidad suficiente, es decir, hace falta un equilibrio especial para conjugar la carga proyectiva, calibre, capacidad y configuración de la vaina, recorrido de cañón y peso que tendrían que ser respetados, para tener unas prestaciones mínimas que aseguren la penetración del proyectil a una distancia aceptable.

    Entonces, resumamos inconvenientes:
    La extrema sensibilidad a la humedad de una glucosa que se pretende sea muy higroscópica usada como proyectil.
    El calor del recorrido del ánima del cañón que funde la glucosa.
    La fragilidad y falta de peso de un proyectil que no puede ser metálico.
    LA imposibilidad más que probable de encontrar una sustancia lo suficientemente pesada pero que no sea metal, para usarlo como sustituto del mismo y para formar parte del proyectil.
    Que el proyectil convenientemente confeccionado no se convierta después del disparo, en metralla alojada en el oponente.
    La unión inestable de un proyectil fragil de glucosa a la vaina tenaz de latón.

    De estos escollos ¿Existe alguno que sea insalvable?
    En principio tan solo dos: la falta de peso y la fragilidad del proyectil.

    Lo que yo veo y lo que yo haría para que funcionase.

    “Para ir de un punto a otro, no hay más remedio que pasar por el centro”: como se trata en definitiva de un proyectil, sabemos que no podemos escapar de utilizar en el proyectil, una superficie de rozamiento capáz de soportar tanto el disparo como el paso de ánima, primero, sin romperse. Segundo: queremos que este cuerpo proyectado, no se convierta en metralla, por lo que una vez salido del cañón, debe desaparecer por lo menos en forma sólida. (Aquí empieza la verdadera dificultad). Después, el proyectil debe pesar al menos, lo imprescindible. (Normalmente los cuerpos pesados son más difíciles de desintegrar que los livianos: aumenta la dificultad).

    Creo que la solución parcial podría ser:
    que la glucosa fuera mezclada con un producto inerte que no afectara las características de su disolución posterior en el cuerpo humano; este producto debe añadir el suficiente peso aunque no deba ajustarse necesariamente al calibre 5,56. Este producto debe añadir tenacidad al proyectil para que no se rompa en el disparo y debería ser protegido contra la humedad y conservado en seco, y esta sustancia inerte tendría como misión importante, aislar del calor del recorrido del ánima, al proyectil de glucosa: un buen candidato es el teflón micronizado, o el grafito micronizado y comprimido; el grafito es más pesado que el teflón; me inclinaría en principio por el grafito. ¿Por qué?: los proyectiles que se emplean para perforar los chalecos antibalas, son de teflon macizo, y estos salen del cañón “al rojo vivo”. También sustituiría el arma de fuego, por una de aire comprimido de alta presión (es muy facil),y pondría un cañon refrigerado para evitar en lo posible el calentamiento del proyectil.

    Espero haberte servido.

    Adios

    Nota: Algunas investigaciones recientes sobre la historia de la química, han demostrado que el monje alemán Bertoldo el Negro (Berthold Schwarz), al que se atribuye comúnmente el invento de la pólvora, jamás existió.

  2. Santiago Jubany dice:

    Absolutamente excelente! Voy a hacer un par de recados y añadiré algo más a estas observaciones atinadísimas que haces.

  3. Santiago Jubany dice:

    De entrada, sólo estoy dando forma a la idea, como has adivinado, porque obviamente el proyecto no pasa únicamente por construir munición como la que he descrito y cargarla. No, yo mismo tengo en mente los peros de la idea y tu has añadido algunos otros que yo no había considerado. Te lo agradezco vivamente.
    En una parte de tu argumento hemos coincidido: en lo relativo al teflón, cuyo coeficiente de rozamiento es muy bajo y posee una alta resistencia térmica (-270º/+300º). Precisamente hemos diferido en la ubicación del teflón: yo tenía en mente colocarlo no en la bala, sino en el ánima (lisa) del cañón.
    Aún y así, permanecería un problema de calor, que sólo podría ser resuelto modificando el arma o construyendo una arma adhoc para este tipo de munición. Había barajado la posibilidad de refrigerar con un circuito de N líquido, pero esto tiene inconvenientes que todavía están en estudio (v.gr. la condensación de agua).
    Sobre el 5,56, la había colocado en el post como ejemplo: en realidad no se puede saber el calibre final hasta haber resuelto los problemas según surjan.
    La munición estaría alojada en cargadores desechables estancos, sustituyendo el muelle elevador por un depósito de gas propelente, posiblemente el mismo CO2 valdría.
    Seguiré desgranando la idea y apreciando en mucho tus observaciones. Un saludo.

    P.S.// Parece obvio que Bertoldo el Negro existe: estoy hablando con él…

  4. Bertoldo el Negro dice:

    Creo que lo tengo todo resuelto; eliminando la copertura de sacarosa cristalizada exterior, he diseñado un proyectil exprofeso, bien y sencillamente preparado para solo albergar la carga química principal “tranquilizante” al cual, por su disposición, no va a afectarle el calor producto del obligado desplazamiento.
    Por cierto, tu intención de hacer el ánima lisa del cañón con teflón (también existen resinas de teflón y siliconas con teflón) es muy buena. Incluso si este ánima de teflón es rallada, o mejor hexagonal poligonal con el típico giro dextrógiro, el exterior del proyectil puede llevar entonces este relieve y entrar dentro del comienzo de la estría de lados planos hegonales como “positivo” en el interior negativo de las propias estrías. Hablamos de el principio de un proyectil especial que ya te describiré con detalle, y que sería similar a los proyectiles exagonales empleados en su tiempo por la artillería carlista en el XIX, llamados por su forma hexagonal “pepinos”, y que se hicieron popular en su época, por su puntería, causando por ello terribles estragos. También puedo mandarte un dibujo; estoy seguro que te gustará.

  5. Bertoldo el Negro dice:

    Se me olvidaba: este nuevo proyectil no causa metralla en el oponente porque el proyectil no llega a penetrar en el tejido corpóreo, sino solo una solución líquida “tranquilizante”; llamaría a este proyectil, por su funcionamiento, proyectil de “culo de avispa”.

    Hasta pronto.

  6. Santiago Jubany dice:

    Sobre este último comentario de la metralla. A ver si habremos dado con el mismo plan B: una cubierta de proyectil que al impactar contra el cuerpo sea depresible, pero permita que (por fuerza inercial) su contenido sea penetrante.
    Estaría encantado de ver tu boceto, por supuesto, y de seguir debatiendo sobre este particular.
    Un saludo

  7. Bertoldo el Negro dice:

    ¡Qué cosas!¡Has retratado el principio de funcionamiento del proyectil! Dime algún correo donde pueda mandarte el dibujo definitivo en Paint o hecho a mano, escaneado y en JPG; también te paso el funcionamiento con algunas observaciones prácticas. Estoy completamente seguro que funciona. Tb. me puedes mandar un email a mi correo rendaelchancellor@gmail.com
    Saludos y hasta pronto.

  8. Santiago Jubany dice:

    Mi correo, valgris@gmail.com
    He recibido dos veces el mismo post tuyo, y sólo variaba la dirección de correo. He tomado nota de rendaelchacellor@gmail.com Confirma que es el bueno. A partir de estos correos, ya decidimos el canal por el que podemos seguir conversando sobre el particular. Un saludo y hasta ahora.

  9. Bertoldo el Negro dice:

    Puse dos veces el post porque vi que no salía y creí que cometí un error y por eso lo volví a escribir.
    El correo bueno es este, que es el que he puesto en mi último comentario: quienchancellor@gmail.com
    En la otra dirección anterior que te di, no puedo entrar en ella porque no puse correo alternativo para que me mandaran la contraseña extraviada y todas esas historias. Según me indiques hablamos o te hago llegar los dibujos mediante la dirección que me has facilitado. Hasta ahora.

  10. Bertoldo el Negro dice:

    Mira, perdona, me hecho un lío ridículo de mil pares de narices; tenías razón: mi correo al que puedo acceder sin problemas es el que yo puse al principio:
    rendaelchancellor@gmail.com

    Disculpa este galimatías: este correo es el bueno; te mando desde él al tuyo una nota simple para que no tengas dudas.

  11. Santiago Jubany dice:

    Si, ya lo he notado porque gmail me ha rebotado el mensaje que te había enviado. Te lo envío de nuevo, haciendo un Re: al que he recibido de tu parte.

  12. Santiago Jubany dice:

    Estimado amigo,
    ¿existe algún motivo por el cual no reciba yo respuesta a las mías? Sería muy interesante que este proyecto apasionante no cayera en saco roto. Reciba un abrazo.

  13. Bertoldo el Negro dice:

    Querido amigo:

    no sé qué ocurre: ¿No te han llegado mis correos? Todos los he mandado a la dirección que me diste (valgris@gmail.com) desde la mía (rendaelchancelor@gmail.com); en concreto te he mandado en el mes de Diciembre 4 correos: el primero fue el día 15, con dibujos y un preámbulo extenso de explicaciones titulado “Dibujos “Cápsula de proyección”; el segundo tb el día 15 titul. “Dibujos cápsula: Se me olvidó”; el tercero el día 16 titul. “Observación error: Proyect 4; Dibujos “Cápsula de proyección”; y el cuarto y último, con el resto de los detalles escritos, el día 26 titul. “Explicación montaje y materiales. Felices fiestas”. No entiendo entonces qué ha podido suceder. Si tienes algún problema en la recepción, me lo dices y te lo reenvío donde me digas; he introducido novedades interesantes y por esto que te explico verás que de ningún modo tiene que ver con dejar la cosa en saco roto. Dime si es que no te llegó la información, porque tu primer correo de confirmación con fecha 10 de Diciembre lo recibí perfectamente.

    Un sincero abrazo y feliz año.

  14. Bertoldo el Negro dice:

    Perdón: mi dirección exacta es rendaelchancellor@gmail.com

    “Chancellor” es con dos eles, y no con una como te acabo de poner más arriba; un error fonético que arrastra a otro por escrito.

    Espero tu respuesta

  15. Bertoldo el Negro dice:

    Renard: te escribí pero parece que andas de viaje o algo así; veo no obstante que intervienes en tu blog: ¿Qué pasó con nuestro proyecto? Te mandé correos interesantes a nuestra ansia por dilucidar el desenlace del PA IV…

    Ya sabes que mi correo (lejos de supersticiones cabalísticas satíricamente utilizadas por mí) sigue siendo rendaelchancellor@gmail.com

    Te espero en la arena fructífera de las invenciones osadas, reservadas tan solo para saborear los frutos que producen la osadía de mentes inventívas como la tuya.

    Un abraxo

    Bertoldo el Negro

  16. Por los dioses! Podía ir esperando yo! He mirado mi estafeta y, en efecto, había una carta tuya sin abrir, entre un montón de papelaza virtual.
    Con respecto a la misma (a la que daré respuesta inmediata): Sí. Creo que lo tenemos. El PAV-IV parece el camino a seguir y esto me alegra una enormidad: me tiene muy excitado porque lo veo. Las cuestiones que hacen al caso, mañana mismo las pongo por escrito y te las hago llegar; de paso, añadiré mi msn para evitar que se repita el desatino y para favorecer un coloquio más inmediato y fluido.
    ¡Desde luego, no hay nada como tener un ingeniero brillante en casa! Laus Deo! Un abrazo grande, pequeño no, grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s