Experimento músico-desértico

La primera vez que estuve en el desierto del Sáhara, consideré que sería de mucha cortesía por mi parte ofrecerle un pequeño presente, como se debe hacer cuando se es huésped en casa ajena. A tal efecto me adentré mil kilómetros en el desierto de arena, donde habita la Nada entre altas dunas. Cuando el corazón me dijo “¡Aquí!”, paré el vehículo, bajé del mismo y, pertrechado con un magnetófono a gran volumen, ofrecí al desierto un concierto para piano: las Variaciones Diabelli, de Beethoven, porque me constaba que esa obra no la había escuchado nunca el desierto. La armonía pianogógica se fundió con la dorada armonía de las dunas y cuando concluyó el recital, el desierto aplaudió con lágrimas emocionadas, de pura plenitud, que quedaron registradas en los anales desertológicos (Ver día 13. In-Salah, desierto de Argelia). Podría ser que yo también me emocionara algo. No sabría decir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Un comentario el “Experimento músico-desértico

  1. Gonzalez dice:

    Hola, dado que las otras variables se mantuvieron en el valor medio, mi pregunta es si has probado “provocar” lagrimas en ese mismo ámbito pero haciéndole escuchar al desierto a Pink Floyd o una chacarera de mi tierra o algo que a ti no te agrade mucho.
    Me inclino a sugerir que tu emoción altero el ámbito climático donde te hallabas, interpretado -como yo también lo haría- como una respuesta del cielo a la intervención en esa área.
    Tu sabes que ese tipo de experimentos,quiero decir de alterar el estado de la naturaleza -involuntariamente si bien significativo segun lei- siempre tienen una resonancia -en un sentido u otro- en otros ámbitos, sin entrar en Lorenz y mariposas varias.
    Hay una anécdota muy nutritiva sobre la aplicacion inversa -e impensada en su momento- de los descubrimientos del guardaparques Schauberger y la menor fricción de las corrientes del agua en un rio que no tienen desperdicio en cuanto a los ecos de nuestras acciones, las cuales no siempre terminan siendo de nuestro agrado o incluso son destructivas.
    No creo que tu modificación climática provocara un ciclón en alguna otra parte pero en mi larga vida he visto demasiados casos de aplicación de la ley de la compensación. Un curiosidad final, que te movilizo a comentar la experiencia en primera persona, el fenomeno en si, tu ego… .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s