La rutina del amo de casa…

… que extraigo de un antiguo tratado de la India, por entender que lo explicado en el se ajusta al dedillo a las necesidades del cosmogono, que hara bien intentando ajustar sus normas de vida a lo que sigue, que rebosa sentido comun y sensatez de vida. Me consta que es un sacrificio, pero no puede ser de otro modo y lo que es, es:

“…Un hombre instruido de esta suerte y poseedor de una fortuna, que pueda haber adquirido por dadiva, conquista, operacion de comercio, deposito o herencia de los antepasados, debe hacerse amo de casa Y llevar vida de ciudadano. Tomara una casa en una ciudad, o gran ciudad, junto a gentes honestas, o en un lugar frecuentado por gran numero de personas.

Esta residencia estara situada cerca de una corriente de agua y dividida en diferentes compartimentos para diversos fines. Se rodeara de un jardin, constara de dos partes: la una exterior e interior la otra. La vivienda interior sera ocupada por las mujeres; la otra, embalsamada de ricos perfumes, tendra un lecho blando, grato a la vista, cubierto de un lienzo de perfecta blancura, poco elevado en el centro, endoselado de guirnaldas y de manojos de flores —se ha de entender de flores naturales—, con un pabellon encima, y dos almohadas, una a la cabecera y otra al pie. Habra también una especie de sofa, y en la cabecera, una credencia, donde seran colocados los ungiientos aromaticos para la noche, flores, frascos de colirio y otras sustancias odoriferas, las esencias que sirven para aromatizar la boca y cortezas de limon comun. Junto al sofa, en el suelo, una escupidera, una caja de serrin y también un laud, suspendido por un colmillo de elefante; una mesa de dibujar, un frasco de perfumes, algunos libros y guirnaldas de amarantos amarillos. Poco mas alla, sobre el pavimento, debe haber un asiento redondo, una caja de juegos y una mesa para jugar en ella; fuera del departamento exterior habra pajareras, y una sala preparada para hilar, tallar madera y otros analogos entretenimientos. En el jardin habra un columpio turnante y otro de ordinario; ademas, un cenador de plantas trepadoras, cubierto de flores, con un banco de césped para sentarse.

Levantado desde la mañana, el amo de casa, despues de haberse ocupado en las necesidades indispensables, se lavara los dientes, se aplicara unguentos y perfumes sobre la piel en cantidad moderada; se pondra colirio en los parpados y bajo los ojos, dara color a sus labios con laca de sangre de drago y se mirara en el espejo. Después, asi que haya masticado hojas de betel y otras cosas que perfuman la boca, ejecutara sus quehaceres habituales. ·Cada dia tomara un baño; cada dos dias, en uno de esos baños se untara el cuerpo con aceite; cada tres dias se ungira com una sustancia espumosa, se haré rasurar la cabeza (incluido el rostro), cada cuatro dias, y las otras partes del cuerpo cada cinco o seis dias.

Todo esto debe ser puntualmente ejecutado; sera preciso, igualmente, hacer que desaparezca el sudor de las axilas. Tomara su almentacion por la mañana, a la tarde y a la noche como lo prescribe Charayana. Después del desayuno se ocupara de enseñar a hablar a los papagayos y otras aves; después se seguiran las riñas de gallos, de codornices y de carneros. Un cierto tiempo sera consagrado a divertimentos con los Pithamardas, los Vitas y los Vidushakas; seguidamente se hara la siesta del mediodia.

Después, el dueño de casa, revestido con sus trajes y adornos, pasara la tarde conversando con sus amigos. A la noche se cantara. En fin, el amo de la casa, en compañia de un amigo, esperara en su cuarto, previamente ornado y perfumado, la llegada de la mujer que pueda serie fiel, o le enviara una mensajera, o ira él mismo a buscarla. Cuando ella haya llegado, éI y su amigo le dara la bienvenida y la recrearan con charlas amables y gratas. Tal sera la ultima ocupacion de la jornada.

He aqui las diversiones y los pasatiempos a los que se entregara de vez en cuando: 1. Festivales en honor de diferentes divinidades. 2. Reuniones de sociedad de uno y otro sexo. 3. Partidas para beber. 4. Comidas a escote, 5. Otras diversiones de sociedad

Aquí agrego una traducción más bella, pero también más extensa del mismo capítulo, titulado “la vida del hombre elegante“.

Aqui, la modesta vida de un amo de casa, aventando con el fuelle

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s