Condiciones para un adulterio

En estos tiempos, en este siglo tan malvado, el adulterio se comete de forma tan vulgar, tan prosaica que es mejor, con mucho, conservar la castidad, que es la más civilizada de las virtudes. Los cosmógonos somos castos por naturaleza, por tal razón, si se nos ofreciera la ocasión de ser adúlteros, debiéramos necesariamente exigir una serie de condiciones sin las cuales el acto adultérico carece del más mínimo interés. En mi caso, reclamos los siguientes puntos con advertencia previa de que son innegociables y que se han de verificar con neurótica exactitud, de otro modo no estoy dispuesto a violentar mis votos. Los relato siguiendo una cierta cronología. De entrada, la cosa ha de suceder en París. La partida hacia París ha de efectuarse en un coche silencioso y caro, de madrugada y sin equipaje alguno. Lo he de conducir yo mismo. La muchacha deberá ser joven, bella y conservarse tierna, levemente pálida. No me importa que charle durante el viaje si no me obliga a hablar a mí. Sobre las cinco de la tarde hemos de llegar a Fointenebleau. A las 18,45 (ni un minuto más o menos) ha de empezar a lloviznar, coincidiendo con el atasco de tráfico habitual en Crèteil. Deberemos arribar al barrio latino, Quai de Saint Michel, en medio de un gran chubasco y aparcar el coche a cierta distancia  de la “Rue du chat qui peche”, donde está mi madriguera. La distancia a recorrer ha de ser la suficiente como para llegar empapados a mi lugar, sito en aquel callejón que he dicho. La chica ha de permanecer muy expectante, pues se ha hecho de noche e ignora hacia donde la conduzco. Cuando abra la puerta, y en el centro mismo de la estancia, nos ha de esperar una cama mozartiana con palio, barroca hasta la médula. La muchacha se irá a secar al baño y volverá con un pijama de felpa barato. Luego, que suceda lo que haya de suceder. Por la mañana, a primera hora, mientras los honrados trabajadores acuden a la fábrica con su bocadillo bajo el brazo yo quiero estar desayunando al calor de los primeros rayos de Sol, frente a Notre Dame: un café, dos croissants y La Vanguardia del día. Al rato exacto ha de aparecer la joven, vestida con mi camisa blanca, que le ha de venir grande. Me dará un beso (en la frente) y pedirá un café au lait. Que esté ligeramente despeinada y no hable.
En estas condiciones, estoy dispuesto a ser adúltero, de otro modo, no, de ninguna manera, por dignidad y amor de mí mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

3 comentarios el “Condiciones para un adulterio

  1. kapellmeister dice:

    Este adulterio yo lo conceptúo como funcionarial o burocrático, que es un estilo muy afrancesado de hacer las cosas. O mejor dicho de no hacer las cosas, de ne faire rien. Afrancesémonos. Viva el goût y el adulterio, o sea el no-adulterio.

  2. Santiago Jubany dice:

    Mi querido Kapellmaister: os refiero una variacion sobre el mismo tema por si pudiera ser de vuestro interes, pues en materia de adulterio convendremos en que se ha pontificado poco y mal y todo esta por hacer:
    Os propongo Lisboa, en las miserrimas casas proximas al puerto. Las calles huelen vagamente a grasa de motor, orines y demas productos organicos en descomposicion. Buscad una pension barata, ubicada encima de un restaurante que sin ambajes tildaremos de pringoso. Del techo de la habitacion pendera una bombilla de 40 voltios, cuya luz incierta proyecte sobre las cosas un halo de morbilidad. Por alguna razon telurica tendreis unas decimas de fiebre y una cefalea triste y pesada. Os sentareis sobre la cama y sufrireis en soledad durante un par de horas, hasta que noteis que la febricula se ha convertido en franca fiebre, coincidiendo con el humedo crepusculo. Bajad a comer al restaurante y pedid sardinas fritas, que comereis de mala gana, para que os sienten mal. Vereis que una mujer un poco gruesa os mira con interes lascivo, como si amagara un deseo carnal por vos. Esperareis a que se acerque, cosa que hara. No os equivoqueis: no es una prostituta, es una divorciada. El humo de las sardinas os ha impregnado las ropas. Sucedera que, llevado de la fiebre, invitareis a la mujer a vuestro cuarto para paliar con ella una lujuria extemporanea que os acometera puntualmente. Y sucedera. Os metereis en la cama mientras ella acude al aseo. Sin duda, meara y lo oireis. Tirara de una cadena sonorisima tras lo cual saldra en ropa interior negra. Bajo la luz amarillenta y bajo los efectos de la fiebre y la tos, la contemplareis como quien contempla la Lamia de Apolonio de Tiana. Entrara en vuestra cama, notareis sus carnes blanditas y frias como buscan vuestro fruto prohibido con sus dedos de mujer. Pero vos tendreis sofocado el olfato por el olor de sardinas. La mujer os intentara salivear los labios, notareis su aliento en la cara y sus codos se clavaran en vuestro costillar. La cama sera demasiado blanda, estareis sudando, incomodo hasta el paroxismo. Finalmente, ante vuestra desgana y apatia, la mujer se ofendera, abrira la luz, se volvera a vestir y se marchara, musitando en perfecto portugues que sois un puerco. Una brisa atlantica agitara la persiana verde. Os sentireis un poco mejor y dormireis, entreverando la nada con ensueños lubricos y confusos…
    Al dia siguiente no habra ni rastro de la fiebre y estareis euforico. Volareis hasta Rabat. Alli os esperan unos negocios, conocereis a una señorita muy bella y con ella, una nueva posibilidad de no-adulterar. Pero esto ya es otro relato que si procede, explicare en otro momento.

  3. kapellmeister dice:

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    (Acto seguido aplaudo con los meñiques)

    (Bésulos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s