La maleta de cosmogonizar

Damas, caballeros: me siento feliz y les diré por qué. A través de vulpeculescas maniobras he conseguido hacer mío el siguiente objeto:

Probablemente me dirán: “Esto es una maleta, algo antigua”, si es así, aplaudo su perspicacia pues, en efecto, se trata de una maleta antigua, pero ¿acaso yo podría adquirir una simple maleta antigua y dar noticia aquí de un hecho tan vulgar? Rotundamente no, esto es impensable, toda vez que en Renard no han lugar hechos  simples y comunes; de modo que, si doy noticia del evento es porque esta maleta ha de poseer una naturaleza inaudita y absolutamente bombástica y lo voy a demostrar. Empecemos tomando nota de este detalle:

W.H. Hasta aquí la cosa no parece relevante; son las iniciales del primer propietario de este adminículo. Ahora les invito a que consideren gravemente el siguiente pasquín:

Ya tenemos que las iniciales W.H. corresponden a William Hargreaves, aventurero. La firma es de un personaje muy conocido que me ha prohibido citar su nombre y que es a quien he adquirido el objeto. Observen que el anterior propietario ha escrito “maleta” entre comillas esotéricas. Ahora bien, ¿Quién es este tal William Hargreaves? Esto sólo lo sé yo y el inmediato anterior propietario de esta valija, que la adquirió en Estados Unidos hace años. Y para molestarles a ustedes, para guardar mío mi secreto, les daré dos posibilidades, a efectos de marear, de perturbar sus mentes en el bien entendido de que únicamente una de estas dos opciones es la cierta:

1. “Prof. William Hargreaves – Visiting professor of Archaeology at Miskatonic Uni. and holds the Rider Professorship in the subject at Cambridge University, England.” Es decir, esta maleta fue propiedad de un profesor de arqueología de la universidad de Miskatonic. Para información al respecto, buscar aquí. Sépase que esta Universidad (y maleta, en consecuencia) formaría parte certificada de la repugnante mitogonía de Lovecraft.

2. “…It was written in a prim, angular hand, such as one might expect from a man who had begun life as a village attorney, and it was addressed to Louis de Laval, to the care of William Hargreaves, of the Green Man in Ashford, Kent…” (Principio de la obra Uncle Bernac, de Arthur Conan Doyle, lo cual nos invita a pensar que este personaje W.H. no es un sujeto literario sino que existió en realidad).

Esta maleta, por tanto, tiene un valor incalculable y viene a cubrir un vacío que hasta el momento no estaba cubierto en mi armamentarium, a saber: ejercer de maletín de urgencias cosmogónicas para poder asistir a los necesitados. Los compases, astrolabios, lupas, brújulas, ábacos, diapasones, clepsidras, cartas de navegar, sextantes, péndulos y demás elementos que son menester, ya disponen, a partir de ahora, de un espacio apropiado para cumplir su menester con dignidad. Estoy muy contento. Mucho.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

3 comentarios el “La maleta de cosmogonizar

  1. kapellmeister dice:

    Esta maleta me recuerda no poco a la que yo doy en llamar mi valise panachée. Alguien que no tenga su valise panachée meticulosamente y parsimoniosamente puesta en orden de batalla no merece la más mínima consideración ni conmiseración de los vulpeculi.

    besulein

  2. Ateneo dice:

    Evidentemente, conociendo al nuevo propietario algo me inclino por la segunda posibilidad.

    No obstante, diré aquí que la maletita de marras me recuerda mucho a la de aquel famoso Jack (no confundir con el de la colonia, que terminaba en “s”). Espero que, en este caso, no se dedique a tamaños menesteres.

  3. koraxdevalgris dice:

    A ver padre, esta maleta me ha robado el corazón; me fascinan las maletas, le diré por qué: Las maletas son uno de los mejores amigos del hombre; la maleta va con él, comparte sus secretos, los guarda ahí, pasa momentos increibles junto a su amigo, el hombre. Para mí, son simbolos de sabiduría sin igual. He estado buscando una maleta que me acompañe en la vida, una vez casi lo logré, pero mis gastos no daban para tanto, pero sé que algun día lograré esta hazaña: conseguir mi compañera, una maleta llena de sabiduría.
    Mis felicitaciones, Padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s