El hábito de fumar (I)

Hace unos pocos días me enteré de que el hábito de fumar era pernicioso para la salud. Dado que a mí me gusta contrastar las cosas y asegurarme de su veracidad antes de metabolizarlas vivencialmente, he querido informarme un poco al respecto de estos rumores y, hechas las investigaciones pertinentes, parece ser que sí, que en efecto, que fumar no hace bien a la salud e incluso parece ser que es muy dañino para la misma. Como es lógico, he abandonado la costumbre de inmediato, de forma cautelar, pero firme.

En estos días, ya he podido tomar unas notas al respecto, que enumero de forma desordenada y a vuela pluma: 1. Cuando fumaba, tenía la impresión de que me faltaba una tercera mano para desarrollar mis quehaceres cotidianos con comodidad, siendo la tercera mano la encargada de sostener el cigarrillo. Ahora tengo la impresión de que me sobra una, esto es, la que tenía acostumbrada a sostener el cigarrillo. 2. Todo el mundo me felicita y se admira del hecho, hasta tal punto que me apura el pensamiento de que los grandes gobernantes y científicos deseen conocerme y mi nombre salga en los tabloides. 3. No sólo he dejado el tabaco, también he dejado el mechero; ahora soy un hombre que va por el mundo confiando (si llegara a necesitarlo para algo) en el fuego que puedan llevar los fumadores.  Ahora soy un hombre sin fuego, un desfuegado total… No sé, ya les iré informando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

4 comentarios el “El hábito de fumar (I)

  1. kapellmeister dice:

    Entonces, ¿cómo vamos a tocar un allegro con fuoco?

  2. Santiago Jubany dice:

    El cómo no lo sé, pero os puedo responder al dónde: en zonas habilitadas y señalizadas a tal efecto.
    Según mis pesquisas y de acuerdo a las leyes no podéis tocar allegros con fuoco ni en lugares públicos, ni en estamentos oficiales, ni en gasolineras, cines, hospitales o ascensores.
    También queda prohibido arrojar allegros con fuoco por la ventanilla del automóvil, dado el evidente riesgo de causar devastadores incendios éticos y morales.
    No sé, ya os iré informando porque todo esto también es muy nuevo para mí. Tribésulo.

  3. Urias dice:

    En Japón estaría prohibido tocar un allegro con fuoco andando, en cambio uno puede pararse en un succionador de aire y encender los fuegos que hagan falta.

  4. Santiago Jubany dice:

    Ahora que decís succionador de aire, recordadme que en algún momento de esos explique el funcionamiento de las “Buccinas o trompetas inversas” -por mi inventadas-, y que no suenan por expulsión de aire sino por inspiración de aire. Su agónico sonido tiene la propiedad de crear crisis de angustia de una excesiva intensidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s