Palabras de madame L**** al Sol

Si tuvieras el corazón de mi ilustre amante
me entregaría a ti,
y a tus llamas fértiles, que me desean;

daríamos lecciones de amor a los mortales,

sobre la arena de la academia natural,
mostraríamos sin pudor nuestros retozos,
y envidiarían el calor que te confiero.

Porque te honro, expongo mi cuerpo desnudo,
y sin proferir ni una palabra sola,
ni un humilde gemido,
desciendes del cielo en forma de fuego,
abrasas mi cuerpo, vaso de tu deseo,
con diáfanos, brillantes, dedos me acaricias,
y me otorgas lo mejor de tu sapiencia de amor.

Pero no, no me confundas con razonamientos ígneos,
no me hechices de amor con promesas divinales;
retira tus manos y descarga tu fuego en otros cuerpos,
que aunque mi coquetería te haya encendido,
no por ello harás de mí una mujer infiel.

Anuncios

Un comentario el “Palabras de madame L**** al Sol

  1. Ateneo dice:

    Uno, al leer tal hermosura, tan sólo puede dejarse purificar por tal fuego abrasador que devore las impurezas y alimente las entrañas verdaderas que, al fin y al cabo, son el verdadero imán que atra el Amor más puro.

    Me ha gustado, sí señora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s