Un descansito handeliano

Del señor Haendel, de su obra “Xerxes”, el celebérrimo “largo”, que suelo escuchar para apaciguar mi ánimo cuando en él anidan pasiones o impresiones torpes o sombrías, lo que acontece más a menudo de lo que desearía. Esta pieza tiene, pues, una función antidotal.

Nota para mi Maestro de Capilla: os adjunto a continuación una adaptación a piano para saber si cuenta con vuestra canónica aquiescencia: largo para piano

Anuncios

2 comentarios el “Un descansito handeliano

  1. kapellmeister dice:

    Es uno de los ejemplos más aplastantes que podríamos poner de lo que yo he dado en llamar Stylus luxurians. Felicidades. Ósculos para todos.

  2. Santiago Jubany dice:

    Lo suponía. El Stylus luxurians tiene la rara habilidad de hedonizarme como pocas cosas lo consiguen. Me haré con esta partitura para el próximo festejo. Bésulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s