Paracelso. De la tintura de los médicos

Para alegría de los que disfrutan con estos textos, ofrezco aquí una traducción inédita al castellano, de una obra de Paracelso. Es un agradable tratadito de Espagiria o de Alquimia médica (según se mire), muy fácil de entender, y que promete, con todo el desparpajo que en Paracelso es habitual, la curación del cáncer y del lupus, entre otras enfermedades, además de la larga vida y la transmutación de los metales.

Recuerden bien vuesas mercedes que si hacen uso público de esta traducción, recuerden citar que es obra de Santiago Jubany. No fotem.

Paracelso-de-la-tintura

Anuncios

3 comentarios el “Paracelso. De la tintura de los médicos

  1. Felicidad dice:

    Esto que dices sobre la curación del lupus, ¿ conoces si está comprobado de alguna forma frente al efecto placebo o simplemente es una afirmación de Paracelso y para de contar?

  2. Bueno, se hace difícil responder a esta pregunta, Felicidad. Que es una afirmación de Paracelso lo constatamos en el último párrafo del tratado, donde explica las virtudes medicales de una tintura, cuya confección ha explicado previamente, con el autobombo que en él es habitual. No obstante -y como suele suceder-, la materia primera de esta tintura no queda declarada de forma clara por lo cual el proceso que sigue a continuación tampoco es muy entendible. Lo que es seguro es que los alquimistas contemporáneos querrán ver en ese lili a la materia en la que cada cual centra sus divagaciones o desvaríos: unos defenderán que es el mercurio, otros que es el rocío, otros que un nitro y cada cual irá a la suya, de forma que la cosa quedará en una nonada de opiniones aburridísimas.
    Al hilo de lo anterior, ignorando la materia, se ignorará también si es cierta en el orden de los hechos la afirmación que hace con respecto a la tintura, de donde se colige la dificultad para someter la tintura de los médicos al protocolo científico basado en la evidencia, que es el único que cuenta, ya sea para el lupus, ya sea para la gota. En este sentido no existe comprobación frente al efecto placebo.
    Ya puestos en harinas, aprovecho para decir que al bombástico Paracelso hay que darle de comer aparte, ya que sus textos reclaman una hermenéutica completamente distinta a la requerida para interpretar la mayoría de textos alquímicos o espagíricos.
    Un abrazo

  3. Felicidad dice:

    Gracias. Es un tema que personalmente me interesa, pero se ve que no hay forma de comprobar su veracidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s