El craneómetro

Dentro del utillaje necesario para cosmogonizar bien, he integrado un craneómetro, que me han regalado los familiares de un médico de los de antes. Todavía no lo he retratado, pero añado aquí una reproducción fidelísima del artilugio en cuestión:

A partir de mañana mismo, empezaré a medir cuantas cabezas tenga a mano, y a extraer de estas medidas, comprensiones de orden frenológico y metafísico, siguiendo los pasos del  docto y eminente Mariano Cubí, revisado y puesto al día gracias a mis propias observaciones sobre frenología, a la que pienso entregarme en cuerpo y alma por lo menos durante una semana.

Si alguien ignora quién es Mariano Cubí, y lo mucho que le debemos los espíritus patrios, le invito a que lea la siguiente biografía (casi una doxología), que no tiene desperdicio. Hay algunos subrayados que son míos.

Mariano Cubi

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s